El segundo semestre del año ha comenzado con los vientos de cola que han dejado los primeros seis meses del año -hemos visto el mejor arranque de la bolsa estadounidense desde 1997- y que se han acelerado durante el último mes.

Así, junio ha sido muy positivo para los activos de riesgo, que han conseguido revertir el mal comportamiento de mayo. Los mercados de renta fija también han subido con fuerza, alentados por los nuevos mensajes de los bancos centrales, que han dejado la puerta abierta a nuevos estímulos monetarios.

La tregua en la guerra comercial ha servido de catapulta para los mercados, que comenzaron junio con un sentimiento de nerviosismo y de preocupación. Los inversores se habían puesto más cautelosos ante las dudas sobre el crecimiento económico y los riesgos geopolíticos, tal y como demuestran los fuertes flujos de salida en renta variable que se produjeron durante mayo. 

Así, la bolsa mundial ha subido un 5,8%, un 4,2% medida en euros, mientras que el mercado estadounidense ha registrado revalorizaciones próximas al 7% en dólares, 5% en euros. En Europa, el MSCI Europe ha subido un 4,26% en junio y acumula una rentabilidad cercana al 14% en el año. El Euro Stoxx 50 ha mejorado un poco la rentabilidad de la bolsa europea continental, obteniendo un 5,89% de ganancias en junio. 

Por factores, seguimos observando una evolución muy dispar. Los factores growth, momentum y low volatily siguen funcionando muy bien y es, sin embargo, el factor value el que sigue viéndose muy lastrado. Se trata de un factor global y no de un factor geográfico, aunque, probablemente, es en el mercado europeo donde es más patente, con el MSCI Europe Value subiendo un 7,5% en 2019, frente al 20% que ha obtenido el growth. 

Resultados del universo Smart-ISH

En el universo de gestores españoles, los retornos, por lo general, han sido positivos, como no podía ser de otra manera en un entorno favorable para los activos de riesgo. 

Destaca el buen comportamiento de Magallanes European Equity, que ha subido más de un 8% en junio, debido a la buena selección de valores. Por ejemplo, la segunda posición de su cartera, OCI, se ha revalorizado un 20%.

Azvalor Internacional FI y LTIF Classic también han tenido muy buenos resultados. Ambos fondos han cerrado junio con rentabilidades superiores al 6%, gracias, en parte, a que se han aprovechado de la fuerte sobreponderación que mantienen en el sector de materiales, que ha tenido un mes muy positivo, subiendo más de un 10%, con el oro y, en general, todas las materias primas haciéndolo bien. 

Otras estrategias que han tenido un buen comportamiento han sido las que siguen en EDM Strategy Fund, cuya principal posición -Grifols- ha subido un 15% en junio y, también, en Numatia Patrimonio Global FI, que ha conseguido cerrar el mes con un 6% de rentabilidad, acumulando ya un 20% de subida en lo que llevamos de año.

Por el lado negativo, junio ha sido especialmente complicado para los gestores de renta variable española. Si echamos un ojo al universo, vemos cómo varios fondos de gestión activa de bolsa española han tenido un comportamiento negativo, mientras que el Ibex 35 se ha revalorizado un 2,16%. Bestinver Bolsa, Azvalor Iberia, Okavango Delta, Cobas Iberia son buenos ejemplos de un mes y un año en el que las compañías medianas están teniendo un comportamiento considerablemente peor que las grandes, sobre todo, si incluimos eléctricas. 

Por otro lado, en un mes tan positivo para todos los activos de riesgo, las estrategias con muchas coberturas o posicionamientos negativos no han tenido escapatoria. Este ha sido el caso de Smart Social SICAV, Ibercaja Alpha y Quadriga Igneos

Por último, Alinea Global, el fondo de Álvaro San Martín, sigue corto en duración, lo que le ha hecho dejarse un 1,71% en junio, que ha sido un mes muy positivo para la duración. 
 

Aquí podéis descargar los datos del universo.