Durante este año 2018 los mercados financieros han tenido grandes similitudes con uno de los géneros literarios más conocido por todos: la novela. Éstas narran varias historias simultáneamente, las de este año han sido la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la trama del Brexit o el desafío italiano a la Unión Europea. Estos relatos cuentan con multitud de personajes, principales como Trump o May y secundarios como Merkel o Powell. Además, estas narraciones son muy extensas y créannos, este 2018 también lo ha sido. Por supuesto esta novela todavía no ha concluido, de hecho, nosotros aún seguimos leyéndola.

Entre tanto, las principales bolsas han tenido un año para olvidar, con caídas de doble dígito en casi todas las plazas europeas y asiáticas e importantes descensos en Estados Unidos. Además, se ha observado un relevante aumento del nerviosismo entre la comunidad inversora, que ha provocado momentos puntuales de pánico. Es más, a lo largo de 2018 hemos pasado de ver un optimismo exacerbado a comienzos de año a sufrir un pesimismo desmedido en los últimos meses.

Éste ha sido 2018 para los mercados. Ahora permítannos que realicemos un recorrido por 2018 desde el prisma de Solventis Eos ¿Cuáles han sido los principales movimientos? Por un lado, hemos vendido compañías de alta calidad como Bureau Veritas y Givaudan que habían agotado todo su potencial, dado que nos exigían múltiplos muy elevados y nunca debemos olvidar que todo tiene un precio. También hemos deshecho nuestras posiciones en algunas empresas cíclicas como las de recursos humanos Groupe Crit y Synergie o ciertas Auto Parts, porque el margen de seguridad se encontraba prácticamente acabado. Por otro lado, hemos incorporado compañías como Akka Technologies, que provee servicios de consultoría tecnológica a fabricantes de coches, aviones, etc. Además, hemos incrementado nuestra posición en otras como SBM Offshore y Atalaya Mining.

Éstos y otros movimientos han llevado a Solventis Eos a tener un nivel de exposición a renta variable del 94,5%, que comparado con el 85% que teníamos en junio, revela la cantidad de oportunidades de inversión que hemos encontrado en la segunda mitad del año. Finalmente, nos gustaría destacar que a día de hoy alrededor de un 30% de las empresas que componen nuestra cartera tienen caja neta, y que otro 20% a pesar de no poseer esa enorme tesorería, tienen negocios muy recurrentes.

Podéis consultar la carta completa AQUÍ