Informe diciembre  2016

En el mes de diciembre, Solventis EOS Sicav logró una rentabilidad del +3,37%, cerrando el año con un +11,8%. Por su parte el Eurostoxx 50 ha obtenido una rentabilidad del +0,7%, o +3,7% si incluimos dividendos. Desde su creación, hace más de 10 años, la rentabilidad lograda ha sido del 64,4%, comparada con un -9,9% del Eurostoxx 50 (+23,6% si incluimos dividendos). Todo ello con una volatilidad mucho menor.

Balance anual

Si uno cierra los ojos y busca una imagen para definir el mes de diciembre, con toda seguridad hará referencia a festividades y la concatenación de grandes comidas. A casi nadie le vendrá a la cabeza la entrega de notas a los padres. En cambio, para los gestores, éste es el mes de pasar cuentas, de hacer balance, de apuntar los aciertos y los errores, y de aprender mucho de estos últimos, en definitiva, de poner punto final al capítulo 2016 para iniciar el 2017. A pesar de todo, que lo único que cambia en nuestras carteras es la fecha del informe.

Les invito ahora a hacer un regreso al pasado y rememorar cuando los profesores nos entregaban las notas. De antemano uno sabía la nota mínima para el aprobado, para el notable y para el excelente. Ahora, imagínense que por un momento uno no supiese cuál es la nota para el aprobado, un año puede ser el 3, otro el 5 y al siguiente el 7. Además, dicha nota depende de lo que saquen los demás (mercado). Pues bien, en los mercados financieros ocurre algo similar, el aprobado depende del índice y, éste, siempre es cambiante.

Si la nota es función de lo que obtienen los demás, uno puede emplear las siguientes tácticas:

- Predecir las acciones que más gustarán este año.
- Predecir las acciones que más gustarán al promedio de los inversores.
- Estudiar empresas.

La primera táctica puede no funcionar si las acciones elegidas no son las que más gustan al mercado. La segunda puede funcionar, pero para ello has de ser muy bueno adivinando el estado anímico y los gustos del mercado. No me digan el por qué, pero de algún modo, estas dos tácticas me recuerdan a la festividad de Cooper’s Hill Cheese-Rolling and Wake, la del queso rodante por una colina, que gana la persona que atrapa el queso de 4 kilos. Los inversores miran a un punto fijo sin percatarse del terreno, de los compañeros ni de la inercia que toman.

Lamentablemente, nosotros no sabemos hacer predicciones. Porque, ¿nos hubieran creído si a principio de año les vaticinamos que el Reino Unido decidiría salir de Europa, que Trump ganaría las elecciones, que el crudo se multiplicaría por dos, que España estaría un año sin gobierno, o que Italia pediría un rescate bancario? Seguramente que no. Esto nos ratifica en que no sabemos hacer predicciones, especialmente sobre el futuro.

Si las noticias acaecidas fueron sorprendentes, los movimientos en los mercados también lo fueron: danzaron al son de las noticias con más de un 20% entre mínimos y máximos, tuvieron caídas diarias mayores al 10% y con todo ello, terminaron la canción anual como la habían iniciado, con rentabilidades del 0,7% para el Eurostoxx 50 o del -2,01% para el Ibex 35.

Por esta razón, la tercera táctica es la que aplicamos en Solventis. No intentamos perseguir ningún queso, sino que creemos en el esfuerzo, en la preparación y en la actitud. Esfuerzo para intentar encontrar los negocios más infravalorados, pero sin preparación el esfuerzo no suma, por lo que continuamente nos formamos y aprendemos de los errores, y por último, sin buena actitud nada sirve, esto permite que el trabajo en equipo sume más que los resultados individuales. En definitiva, aplicamos una metodología.

Queremos pensar que todo ello ha dado sus frutos este año: la sicav finalizó con una rentabilidad del 11,8%, al nivel de los mejores 3 fondos de Renta Variable Euro comercializados en España, y su homólogo plan de pensiones, 5 estrellas Morningstar, terminó siendo número 1 de su categoría.

 

¿Qué hicimos?

Albert Einstein decía “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del primero no estoy del todo seguro”. Esto nos hace recapacitar y ver si somos tan ingenuos de pensar que nosotros tenemos la razón y no el mercado o si estamos equivocados. Pues bien, sí, siempre estamos equivocados porque no tenemos información suficiente para saber si estamos en lo correcto. Esta asimetría de información nos obliga a ir un paso más allá cada vez que hay una severa corrección en el mercado. Como a principios de año, que con la fuerte caída recapacitamos, analizamos, estudiamos y leímos más que nunca llegando a la conclusión que debíamos hacer más hincapié en el análisis sectorial, analizarlo como si fuere una única empresa.

De este análisis sectorial aprendimos que invertir en un sector con sobrecapacidad en un momento en que todavía no se ha hecho nada para reducirla puede ser peligroso. Por esta razón, redujimos exposición en Maersk (líder mundial en transporte de contenedores) a niveles de 11.000 coronas danesas, o en las empresas de satélites SES y Eutelsat.

Pero por otro lado, también nos llevó a la conclusión que invertir en Freeport McMoran o Antofagasta (empresas extractoras de cobre) tarde o temprano darían sus frutos, con lo que incrementamos nuestra exposición hasta alcanzar el 3% en cada una de ellas. Freeport incrementamos nuestro peso a niveles de 5-6 dólares y lo vendimos la mitad a finales de año por 15 dólares. Antofagasta subimos el peso cuando cotizaba a 4 libras, y hoy día, a niveles de 7, todavía la mantenemos en cartera.

Volviendo a parafrasear a Albert Einstein “nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”. Por esta razón, momentos como inicio de año nos permiten indagar y estudiar más sobre lo que nos apasiona: el funcionamiento de los mercados y sus empresas.

Siguiendo lo que nos dicen los márgenes de seguridad, durante el año vendimos algunas de las acciones que teníamos en cartera, como por ejemplo:

- Cisco Systems (rentabilidad desde fecha compra +101,2%)
- Freeport McMoran (+148%)
- Gerresheimer (+47,1%)
- Henkel (+16,4%)
- Eutelsat (+11,5%)
- SES Global (-2,3%)
- TGS Nopec (-11,2%)

Aprovechamos los movimientos de la primera mitad de año más la fuerte corrección después del Brexit y compramos acciones de Grifols, Sports Direct International, Robertet, Tubos Reunidos o Leoni.

A pesar de estos cambios, la cartera se ha mantenido relativamente estable durante el año. A continuación mostramos las 15 mejores y peores acciones con peso promedio mayor al 0,5% durante el año.

¿Cómo nos situamos cara el 2017?

Como siempre remarcamos, año nuevo no significa cartera nueva. Con lo que continuamos expuestos a negocios con claras ventajas competitivas. 

Y como no fuimos agraciados con el don de ver el futuro, basamos nuestras inversiones en tendencias que nos permiten liberalizarnos sobre adivinar qué producto será el más vendido en el futuro. 

Mirando a la macroeconomía, si en Europa el 2016 podríamos titularlo como “a perro flaco todo son pulgas”, porque no bastaba con los problemas del Brexit, que se añadieron los de Italia, refugiados, elecciones, Trump… El 2017 lo podríamos titular “nadie sabe nada”, aunque si estamos capacitados para determinar las implicaciones de los sucesos, nadie sabe cuáles serán los resultados de las elecciones en los principales países europeos (Alemania, Francia,…), nadie sabe exactamente cómo se instrumentalizarán las políticas de Trump, nadie sabe cuál será la tasa de crecimiento de China ni tampoco que pasará en las endeudadas economías. Y sobre todo, nadie sabe quién ganará la liga.

Lo que sí sabemos es que, como siempre, nos esforzaremos al máximo para analizar las empresas, los sectores en los que participan y cómo interactúan entre ellas. Creemos en la excelencia, no como un fin, sino como un medio. Por esto intentaremos velar en todo momento por sus ahorros, porque de hecho están junto a los nuestros.

 

“Quiero creer que voy a mirar este nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos.”  Paulo Coelho

 

Gracias por su confianza y les deseamos un excelente 2017.