Solventis
Solventis
Digitalización

Digitalización

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

En un entorno como el actual resulta complicado encontrar valor tanto en renta variable europea como en renta variable americana, debido a las elevadas cotizaciones en las que se encuentran muchas empresas respecto a sus valoraciones.
Buscando ideas innovadoras e intentando obtener mayor rentabilidad que la media nos hemos fijado en una tendencia: La digitalización. Esta tendencia está presente en muchos sectores, incluso me atrevería a decir que en todos, así que vamos a agrupar a todas estas empresas en un nuevo sector al que llamaremos “sector digital”.
Este sector se ha introducido en nuestra vida diaria prácticamente sin percibirlo, ejemplos de ello son las compras que realizamos por internet, la compañía Facebook o los pagos con el móvil (poco a poco más habituales). Otros casos son los anuncios personalizados que nos aparecen cuando navegamos por internet o las páginas web como webMD, en las que podemos consultar la opinión de expertos y todo tipo de información sobre salud. Alquilar una casa para las vacaciones con un solo click desde sitios web como HomeAway o incluso los DNI’s electrónicos, son otros ejemplos.

 

¿Qué es la digitalización?

 

La digitalización agrupa el universo de compañías que invierten en procesos que hagan la vida más fácil tanto a empresas como a personas a través de plataformas digitales. Así pues la digitalización nos ofrece herramientas para mejorar los aspectos de nuestra vida cotidiana a través de las plataformas digitales.

En muchas ocasiones se tiende a confundir el sector digital con el tecnológico, siendo ellos muy diferentes tanto en objetivos como en desarrollo. La tecnología se centra en fabricar objetos para satisfacer alguna necesidad. Además, lleva más años en nuestro día a día de lo que pensamos, el motor de vapor que se aplicó al barco de vapor en el siglo XIX es un ejemplo de ello. La tecnología que habitualmente nos cuesta distinguir del sector digital es la electrónica, robótica y domótica. Si es cierto que objetos como el smartphone se pueden usar para aplicaciones digitales, pero ello no significa que pertenezcan al mismo sector.

Podemos distinguir varios subsectores dentro de este sector al que hemos llamado digital:

1) E-commerce: el comercio electrónico consiste en la distribución, marketing, suministro de información, compra y venta de productos o servicios a través de medios electrónicos. El ejemplo más claro es una empresa como Amazon.

2) Big data: es la gestión y análisis de enormes volúmenes de datos con el objetivo de convertir el dato en información útil que facilite la toma de decisiones. Un ejemplo de empresa que se dedica a ello es Cerner, que provee a diferentes hospitales para que un mismo historial clínico pueda ser visto en diferentes centros médicos (tanto públicos como privados), sin necesidad de volver a realizar las pruebas. Además los pacientes pueden consultar su historial en cualquier momento a través de una app.

3) Blockchain: es una base de datos distribuida que registra bloques de información (cada bloque contiene información de un periodo determinado) y los entrelaza para facilitar la recuperación de la información y la verificación de que ésta no ha sido alterada.  Es decir, haces una operación (como una transferencia) que se tiene que comunicar a todos los nodos de la red (los ordenadores que mantienen ese registro), para que al minuto todos esos ordenadores tengan conocimiento del hecho de la transferencia. A continuación algunos de esos ordenadores construyen un bloque con todas las transacciones de los 10 últimos minutos (es como un libro de contabilidad) el cual se transmite a todos los ordenadores para poder generar otro bloque distinto y encadenarlo, con ello se consigue proteger la información y que no pueda ser borrada ni cambiada. Actualmente es utilizada para transacciones con bitcoins. En un futuro podría utilizarse para intercambios de acciones, propiedades inmobiliarias, votar…

4) Inteligencia artificial: es la simulación de procesos de inteligencia humana por parte de máquinas incluyendo el aprendizaje y el razonamiento. Un ejemplo de este campo es Siri de Apple.

5) Cloud computing: se trata del conjunto de programas y servicios alojados en un servidor conectado a la red, accesible desde cualquier ordenador con conexión a Internet sin necesidad de instalar aplicaciones ejecutables en su disco duro. Un ejemplo de ello es Google Drive, donde podemos tener una aplicación y varios usuarios conectados a la vez tienen acceso a ella. Otro ejemplo de cloud computing son las copias de seguridad que hacemos usualmente con el móvil. Una empresa que desarrolla este tipo de productos es Microsoft Azure.

6) Online advertising: hace referencia a la publicidad online. Pueden aparecer en forma de banners (anunciando justo lo que buscábamos otro día, ya que queda guardado en un historial para posteriormente anunciarlo), llegar a tu email o aparecer en una nueva pestaña de tu navegador. Un ejemplo de empresa que se dedique a ello es Cyberclick, que crea las campañas, las difunde, desarrolla las aplicaciones para ello, etc.

 

¿Por qué invertir en este sector?

 

Creemos que su potencial está por encima del crecimiento medio esperado por varias razones:

¿Saben lo que pasa en internet en 1 minuto?

Fuente: Excelacom Inc.

 

Este tipo de empresas son las que intervienen en la digitalización del mundo que nos rodea y como explicaba antes, se han convertido en nuestro día a día sin apenas darnos cuenta.

Según IDC Research (International Data Corporation) la economía digital crecerá tres veces más deprisa que la economía global.

Otros estudios como el de Cisco IBSG (Grupo de soluciones basadas en internet) anticipan que en el año 2020 cada persona tendrá una media de más de seis dispositivos conectados a Internet.

Es un sector joven pero no incipiente ya que en agosto de 2013 Estados Unidos incorporó la digitalización como un elemento a tener en cuenta en el cálculo del PIB. De cara al futuro esperamos que en los países emergentes la digitalización sea más ágil de lo que ha sido en Occidente, dado que la puesta en práctica ya se habrá realizado en los países desarrollados y por tanto  no necesitara esa fase de crecimiento inicial lenta y con múltiples obstáculos, lo cual generará una penetración más rápida en esos mercados que consecuentemente beneficiara a las empresas.

 

¿Cómo se puede invertir en este sector?

 

Hay diversas formas para invertir, pero no recomendamos las acciones en directo ya que la digitalización requiere un alto conocimiento técnico complicado de adquirir. Por otra parte, es un sector con alta volatilidad por lo que la diversificación es muy importante.

Desde Solventis creemos que hay dos productos donde se consigue diversificación y menor volatilidad:

A través de un fondo como el Pictet Digital. Su universo de inversión es global y buscan una cartera diversificada entre 50 y 80 valores de empresas con potencial de generar alfa a largo plazo, enfatizando en el análisis fundamental combinado con visitas a la empresa para entender su modelo de negocio. El fondo está cogestionado por Sylvie Sejournet desde 2008 y Nolan Hoffmeyer desde 2012, ambos son AAA en Citywire y Sylvie tiene 19 años de experiencia en la inversión en renta variable y especialmente en este sector. Tiene un ratio de Sharpe en torno al 1.97 (a un año) y un alpha de 0.26 (a un año), todo ello con una volatilidad en torno al 11. Entre 10 de sus máximas posiciones se encuentran Alphabet Inc, Baidu, Facebook, Apple, Salesforce, Alibaba, Tencent, Paypal, Amazon y AT&T.

Otra forma de invertir es a través de un ETF como el iShares Digitalisation UCITS ETF, que busca el reflejo de un índice compuesto por empresas que se dedican a este sector tanto en países desarrollados como en emergentes. Este ETF comenzó el 8 de septiembre de 2016 y su índice es el iSTOXX FactSet Digitalisation Index. Sus máximas posiciones son B2W Digital, Yoox Net-A-Porter Group, Yelp, Wirecard, Nets AS, Worldpay Group, Lifull, Kakao Corp, Sina y Deutsche Post.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User