Según la RAE, la palabra "suspensión o indeterminación del ánimo entre dos juicios o dos decisiones, o bien acerca de un hecho o una noticia". Pues bien, podemos afirmar que durante este mes de octubre el mercado ha cambiado de humor o ánimo, ya que ha pasado de verlo todo de color de rosa a que la incertidumbre se apodere de él. Esto ha provocado que los mercados se tiñeran de rojo y la comunidad inversora se pusiera a buscar explicaciones a lo sucedido.

Estas explicaciones o causas encierran un alto grado de subjetividad, por lo que no existe un consenso unánime acerca de qué o quién fue el desencadenante de las caídas. Desde nuestro punto de vista, hay al menos tres razones que despertaron las dudas en las bolsas mundiales. En primer lugar, la desconfianza acerca de la economía china, que se vio ratificada por los "profit warning" que presentaron diversas compañías expuestas al país asiático. En segundo lugar, el temor a que el ciclo económico americano se encuentre más avanzado de lo previsto y por último las tensiones existentes en la Unión Europea tanto con Reino Unido como Italia. Todo ello tuvo como consecuencia una huida masiva de los mercados financieros. Esta fuga nos recuerda a cuando íbamos al colegio y sonaba la campana que daba por finalizada la clase, entonces todo el mundo corría y quería salir por la puerta a la vez, pero no había suficiente espacio, lo que provocaba caídas y algunos enfados. Entre tanto alboroto e incertidumbre es cuando se gestan las mejores oportunidades, ya que como dice Warren Buffett: "El inversor inteligente evita la avaricia y deja que el miedo cree las oportunidades".

En Solventis Eos hemos aprovechado esta coyuntura para incrementar nuestro peso en renta variable hasta el 92%. Las caídas han sido especialmente pronunciadas en las compañías de pequeña y mediana capitalización y es en ese nicho de mercado donde más rebajas hemos encontrado.

Hemos decidido incrementar nuestro peso en LNA Santé y CIR. Ambas compañías se dedican a la gestión de residencias de ancianos privadas en Francia e Italia respectivamente. Este negocio se caracteriza por su gran estabilidad, ya que las tasas de ocupación son siempre mayores al 95% y el precio base por cama suele estar parcialmente fijado por el Estado, además estas empresas pueden cargar un coste añadido por servicios adicionales como disfrutar de una habitación individual o televisión dentro de la misma. Además, el caso de CIR es especial, dado que es un holding en el que aparte de residencias de ancianos, también hay dos compañías cotizadas que son GEDI y Sogefi, así como una posición de caja neta y acciones propias equivalente al 60% de su capitalización.

Podéis consultar la carta completa dónde profundizamos en el caso de inversión de Prosegur Cash aquí.