Como se lo diga a mi primo…te vas a enterar “mi primo toma mucho Zumosol”. ¿Se acuerdan del anuncio de la famosa marca de zumos de frutas? Si hacemos memoria, podemos recordar a ese primo mayor acudiendo al rescate de su primo pequeño en el patio de recreo.

 

Este mes de septiembre se ha repetido la escena del anuncio. La recesión sobrevuela los mercados, y los bancos centrales han salido al rescate de sus primos pequeños. La Reserva Federal Americana (Fed) ya comenzó una nueva fase de estímulos este verano y ahora ha sido el turno del Banco Central Europeo (BCE) de facilitar el endeudamiento barato. El mensaje a transmitir es claro, los bancos centrales apoyarán a la economía mundial con las medidas monetarias que hagan falta.

 

Todas estas “ayudas” bien intencionadas a la economía, por parte de los primos de Zumosol, están provocando que nos encontremos en un mundo cada vez más irracional, desordenado e inexplicable. Bancos cobrando por los depósitos de sus clientes, Estados y empresas endeudándose a tipos de interés nulos o negativos, prestamistas pagando por prestar… el mundo al revés. ¿Recuerdan los problemas de Grecia y su deuda hace apenas unos años? Pues bien, ahora ese país se financia a corto plazo a tipos negativos, ¡Grecia cobra por pedir dinero prestado! Si tuviera que explicar esto a mi abuela no sabría por dónde empezar.

 

Nosotros si no encontramos la lógica a las cosas, no invertimos en ellas. Por esto, es indispensable seleccionar inversiones cercanas, comprensibles, y con sentido común en un mundo cada vez más ilógico y complejo.

 

Y… ¿qué hay más cercano y comprensible que la carne de pollo?

 

Pues bien, si hablamos de pollo, hablemos de L.D.C., compañía francesa que se dedica a la producción de productos avícolas, líder en el país galo con una cuota de mercado del 40%. L.D.C. surgió de la unión de varias familias de granjeros y desde 1968 son especialistas en productos avícolas como huevos, pechugas y muslos de pollo.

 

Producto cercano. La carne de pollo es saludable, con alto valor proteico y baja en grasa. Tiene un sabor neutro fácil al paladar, su precio es asequible y además no está prohibido por ninguna religión. Desde grandes explotaciones hasta gallinas criadas en libertad, L.D.C. ofrece una gama amplia de productos para todo tipo de consumidores.

 

Negocio comprensible. Las vías de crecimiento que tenemos en L.D.C son dos, el crecimiento del consumo de pollo en Francia y Polonia, donde L.D.C. está expandiéndose, y a través de adquisiciones de otras empresas. Entre ambas vías obtenemos crecimientos del 5%. Además de crecer en ventas, la compañía mejorará sus márgenes gracias a la puesta a punto de las granjas que está adquiriendo y a nuevos productos más elaborados como los taquitos de pollo, filetes empanados o alitas en adobo. Con esta estrategia L.D.C. logrará márgenes EBIT mayores al 5%, levemente superiores al actual 4,8%.

 

Actualmente las ventas de la compañía se sitúan en 4.100 M€ y asumiendo los crecimientos comentados, en cinco años las ventas serán mayores a 5.000 M€. Si multiplicamos estas ventas por los márgenes que va a lograr, obtendremos un EBIT de 290 M€ y como la empresa no está endeudada directamente le quitamos los impuestos y obtenemos el beneficio normalizado en cinco años, más de 200 M€.

 

Inversión con sentido común. Empresas de consumo básico de este tipo se pagan en el mercado a 15 veces el beneficio y L.D.C. está cotizando a 9 veces. Si a esto añadimos los flujos de caja intermedios obtendríamos un potencial de revalorización mayor al 70%.

 

 “Si una empresa está dentro de tu círculo de competencia serás capaz de pensar como el propietario de la misma” Mohnish Pabrai.

 

Para leer ésta y otras cartas, pinche AQUI