La gestora cambia la filosofía de inversión para incluir criterios de inversión socialmente responsables.