La rentabilidad de la deuda española se recuperó en la recta final de la semana hasta el 1,2% y anticipa un suelo en el 1,13% que tocó el martes.