La recuperación de los activos de renta variable vuelve a situar las rentabilidades anuales de los principales índices en la zona del 20%. El crédito también sigue acumulando ganancias, especialmente el que integra activos de peor calidad, high-yield, cuyo descenso de diferenciales en el año ya supera los 110 puntos básicos, tanto en Estados Unidos como en Europa. Empecemos por los resultados:

Adriza Neutral

Ya ha comenzado la temporada de publicación de resultados en Estados Unidos. Aunque sólo han reportado el 10% de las compañías del índice S&P 500, los resultados están superando las expectativas, eso sí, ya rebajadas en consonancia con la pérdida de momento de los datos macroeconómicos. No obstante, deberemos esperar aún dos semanas más, momento en el que ya habrá reportado el grueso de las compañías, para sacar conclusiones más robustas sobre el deterioro a nivel microeconómico. Por otra parte, China publicó un crecimiento del PIB del 6% en el tercer trimestre, el registro más bajo de su historia, y una décima inferior a las expectativas del mercado. Aunque el dato estuvo soportado por una producción industrial más dinámica, las relaciones comerciales y, en definitiva, la aportación del sector exterior, le está pasando factura, algo que ya se encontraba descontado por el mercado. Aunque parecen haberse superado las diferencias entre los dos países en una primera fase de negociación, la siguiente tendrá en su orden del día contenidos de mayor sensibilidad para las partes, como aquellos relacionados con la propiedad intelectual. Nuestra opinión sigue siendo la misma: se alcanzará un entendimiento, pero es relevante minimizar los tiempos para evitar más consecuencias negativas para la economía global.

Por otra parte, la posibilidad de un brexit duro queda casi descartada al haberse alcanzado un acuerdo con la Unión Europea y la solicitud de prórroga de este fin de semana. Es importante que el parlamento del Reino Unido lo ratifique para finalizar con tan largo período de incertidumbre, algo que de no producirse, podría abrir la puerta a nuevas elecciones. En definitiva, aunque las cuestiones geopolíticas y comerciales siguen protagonizando las portadas y actuando como principal catalizador de las carteras, creemos que hemos llegado a un deterioro significativo que debería revertir una vez empieza a superarse el largo período incertidumbre en el que estamos.

La exposición de la cartera a renta variable se encuentra en el 40,1%, incluyendo la posición de cobertura con derivados, que resta 4.5 puntos. Desde un punto de vista geográfico, nuestra principal apuesta sigue siendo Europa (67% del total), frente a Estados Unidos (25%).

Recuerden: si las letras del Tesoro ofrecen rentabilidades negativas, no hay retorno sin riesgo y, como siempre, “Tengan cuidado ahí fuera”.

Rafael Peña Gorospe
Gestor de Adriza Neutral