Continúa el rally de las bolsas con subidas cercanas al 12% en Estados Unidos y 11% en Europa.

La corrección que tuvo el mercado durante el último trimestre del pasado año, ya se encuentra prácticamente superada, salvo por la falta de recorridos adicionales de entre un 3 y 4%, una cantidad casi anecdótica comparada con las caídas que en aquel momento se experimentaron y que, dependiendo de los índices, llegaron a encontrarse en los entornos del 16%.

Los datos macroeconómicos siguen demostrando que, aunque se está dando una cierta desaceleración, no tenemos motivos como para pensar en escenarios extremos. La semana pasada se publicó el PIB en Estados Unidos, resultando un 2,6%, una cifra más discreta que la anterior (3,4%), pero indudablemente mejor que la que el mercado estaba pronosticando (2,2%). En cuanto al ISM manufacturero, el consenso de mercado esperaba una mayor desaceleración del sector, mayor que la que efectivamente se produjo.

Las tensiones geopolíticas, de cargado contenido cualitativo, siguen siendo también las protagonistas en las noticias, aunque el mercado se está centrando más en la objetividad de los datos mencionados. La extensión de fechas límites como la del acuerdo del brexit o la de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos solo son razonables si la marcha de las negociaciones está siendo fructífera. Indudablemente, una lectura positiva, si bien tendremos que valorar la intensidad con que progresivamente se van haciendo públicos los contenidos del acuerdo. En nuestro escenario base, pensamos que poco a poco los iremos conociendo, algo que además será positivo para los principales actores económicos, en la medida en que les permite resolver los interrogantes sobre el devenir de sus actividades productivas vinculadas al comercio internacional.

La cartera sigue beneficiándose de una exposición a renta variable cercana al 44%, similar, o ligeramente superior a la de la semana pasada tras realizar cambios menores en las coberturas que tenemos sobre renta variable. Concretamente, las hemos extendido hasta mediados de abril, en previsión de que los contenidos del acuerdo comercial se dejen entrever con mayor retraso que el inicialmente previsto.

Recuerden, si las letras del tesoro ofrecen rentabilidades negativas: no hay retorno sin riesgo… y, como siempre “tengan cuidado ahí fuera”.

 

Rafael Peña Gorospe
Gestor de Adriza Neutral