Termina un 2019 positivo por el buen comportamiento de los activos, tanto de renta fija como de renta variable.