El mes de septiembre ha empezado con un mejor sentimiento por parte de los inversores a la espera de las reuniones de los bancos centrales.