La semana pasada vivimos subidas importantes en las bolsas debidas a las inyecciones de liquidez de los bancos centrales pero, sobre todo, por los buenos resultados empresariales presentados.