uNews

Kaloxa CMO en Finect. Periodista financiero. Me encantan las finanzas del comportamiento

Cansado de los estereotipos sobre los brokers y Wall Street


Escrito 30 Sep 08
Me ponen de los nervios los estereotipos y las descalificaciones cliché. Me irritan las generalizaciones que muestran a los brókers y los gestores de fondos como tiburones avariciosos y egoistas que se pasan todo el día ante la pantalla y se descargan en el gimnasio, en los vicios y en la lujuria. Me molesta la crítica fácil y tópica a estos (al fin y al cabo) trabajadores cuando estallan crisis como la actual. Me disgusta la caza de brujas sobre ellos, con la que se les señala como culpables de todo y liberamos nuestras conciencias. Es como si más allá de la bolsa todos fuéramos almas cándidas, como si el personal de Wall Street o de la Bolsa de Madrid tuviera un gen distinto al resto, como si vivieran en otro mundo. Es la sensación que ya he leído y escuchado mil veces en mil crónicas y con la que he desayunado esta mañana en este post de Carlos Fresneda , firma que sigo habitualmente, corresponsal de El Mundo en Estados Unidos, que está tan bien escrito como repleto de estas generalizaciones. Pero creo que no es así: en mi opinión, la bolsa no es ni más ni menos que un reflejo de la sociedad. Esa avaricia que se ve en el parqué es la misma que se da en la calle. El dueño de los gimnasios próximos a Wall Street también la comparte y las joyerías cercanas; también quienes se han lanzado al crédito compulsivo para tener unas vacaciones de lujo a las que no llegaban, para comprarse un BMW para elevar su status en el vecindario; o quienes cada fin de semana disfrutamos de cenas opíparas y después pagamos 10 euros o más por cada copa, mientras nos quejamos de lo que cuesta llegar a fin de mes... Todos los que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que, ahora, nos tenemos que enfrentar a la realidad. Va a ser duro, pero siempre pasa cuando el precio y el valor tiran cada uno para su lado. Al final este matrimonio se divorcia y los niños son los que más sufren. Recuerdo casos como Astroc, como Colonial, como Terra... Cuántos de nosotros hemos comprado acciones de esas compañías llevados por la avaricia sin saber si quiera como eran por dentro ni cuanto estábamos pagando por ellas. Se nos hacía la boca agua y los ojos dólares al ver los 10% Y 20% que subían cada día y sólo queríamos participar ¿Acaso los inversores no eramos tan culpables como las empresas? Por no hablar de la especulación directa con ladrillo. Todos nos quejamos ahora de la crisis subprime y echamos la culpa a los bancos y los brókers, pero todos hemos participado en esta burbuja de endeudamiento global propiciada por unos tipos de interés muy bajos durante mucho tiempo. Todos, con nuestro egoismo y avaricia por tener más posesiones/dinero/poder/ocio/tiempo libre... No le echemos toda la culpa a Wall Street, en Main Street también hemos participado en este reality show de posesionismo y consumismo al que ahora le llega la carta de ajuste. Es necesaria una reflexión general.

Comentarios (0)