Si pudiéramos elegir una palabra para definir 2018, esta sería incertidumbre. Ciertamente, los inversores de todo el mundo miraban con perplejidad cómo el mercado americano conquistaba nuevas cotas en los primeros nueve meses del año mientras el mercado europeo languidecía. Sin embargo, se quedaban aún más perplejos cuando en los siguientes tres meses las compañías del otro lado del Atlántico bajaban con fuerza, arrastrando al resto de mercados mundiales, incluido el europeo.

 

Ante esta inestabilidad de los mercados, en Value Tree decidimos implementar una estrategia de protección de los activos, la cual fue muy efectiva en los momentos de más volatilidad de mercado (de octubre a diciembre), evitando caídas pronunciadas en sus vehículos.

 

Seguir leyendo