La semana pasada se han saldado con caídas generalizadas de los mercados bursátiles, y con importantes retrocesos, por encima del 1% e incluso del 2%. A pesar de las aperturas alcistas, estas no se consolidaban, lastradas principalmente por las faltas de acuerdo entre la UE y el Gobierno italiano a cuenta del presupuesto transalpino, de las negociaciones sobre el Brexit dentro del Reino Unido, con nuevas dimisiones en el Gobierno, y de la guerra comercial entre Estados Unidos y Reino Unido.

En cuanto a la renta fija, la rentabilidad de la deuda pública estadounidense y alemana bajaba al servir de refugio frente a la bolsa, mientras que subía en periféricos.

La deuda corporativa, por su parte, también registraba caídas en sus precios. Por último, en el mercado de divisas el euro se recupera y gana terreno de forma significativa frente al dólar y especialmente frente a la libra.

Sigue leyendo nuestra newsletter