Mientras las bolsas asiáticas y las norteamericanas terminaban la semana con subidas superiores al 1% (especialmente del lado tecnológico, que volvía a marcar máximos históricos), la mayoría de las bolsas en Europa cerraron en negativo después de que las aperturas alcistas no consiguieran concretarse al cierre. Además, la inestabilidad italiana y la guerra comercial de Trump contra todos que pretendía escenificar en G7 ha dificultado la evolución de los índices europeos. En renta fija, vuelven las subidas de la rentabilidad de la deuda pública en todos los mercados y la debilidad de la deuda corporativa. Por último, en el mercado de divisas se consolida la recuperación del euro y se revaloriza con fuerza frente a las principales monedas. Con el dólar, por ejemplo, subía un 0,94%.

 

Sigue leyendo nuestra Lupa de los Mercados