El pasado viernes entraban en vigor los aranceles que mutuamente se habían puesto Estados Unidos y China. Sin embargo, y dado que la tensión en la guerra comercial entre "Trump y el mundo" se ha suavizado, las bolsas han aprovechado para comenzar con fuerza julio con subidas por encima del 1% e incluso del 2%.

En Estados Unidos, el dato de empleo podría presagiar que tal vez la FED solo sube una vez más los tipos en lo que queda de año.

En renta fija se han producido ligeros descensos en la rentabilidad de la deuda americana y alemana, pero significativas subidas en la de los países periféricos, mientras que la deuda corporativa recuperaba la tendencia alcista.

Por último, en el mercado de divisas el euro se mantiene fuerte, aunque con la libra cede posiciones tras la propuesta del consejo de ministros británico de negociar un "Brexit blando".

Para la semana que empieza, los principales datos macroeconómicos van a ser la confianza del inversor de julio en la zona euro, la balanza comercial de mayo en Alemania, el índice de precios de la vivienda de la eurozona del primer trimestre, la producción industrial de mayo en Reino Unido, Francia e Italia, el índice ZEW de confianza inversora de julio en Alemania, el IPC de junio en China, Alemania, Francia, Estados Unidos y España, los precios de producción de junio en Estados Unidos y China, la producción industrial de mayo en Japón, los precios de importación y exportación de junio en Estados Unidos, la balanza comercial de junio en China y el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan de julio en Estados Unidos.

En otro orden de cosas comienza la temporada de presentación de resultados corporativos correspondientes al segundo trimestre del año.