Una de las principales ventajas de los planes de pensiones consiste en que las aportaciones que hayamos realizado durante el año se desgravarán de nuestra base imposible general del IRPF hasta la menor de las siguientes cantidades:

  • 1) Bien hasta 8.000 euros
  • 2) O bien hasta el 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

Además de aportar hasta 8.000 euros, podremos aportar otros 2.500 euros al cónyuge si este no gana más de 8.000 euros.

Esto supone que, si nuestro IRPF es del 24%, por cada 1.000 euros que aportemos al plan de pensiones, conseguiremos un ahorro 240 euros en la Declaración de la Renta. A continuación ilustramos las características fiscales de los planes de pensiones con algunos ejemplos:

Si aportamos 8.000 euros (cantidad máxima permitida):

Ejemplo 1: Si nuestro IRFP es del 24%: el ahorro sería de 1.920 euros.

Ejemplo 2: SI nuestro IRPF es del 45% (ingresos superiores a 60.000 euros al año): el ahorro sería mayor, de 3.600 euros.

Es decir, cuando mayor sea nuestro tramo de IRPF, más conviene aportar, pues más ahorro obtendremos. No obstante, es importante destacar que debemos tener en cuenta otros factores a la hora de decidir si conviene o no aportar a un plan de pensiones:

  • La situación personal
  • La estrategia fiscal que se quiera seguir: ¿Podría ser más conveniente invertir en un fondo de inversión?
  • Nuestra capacidad de ahorro: Es muy importante tener claro cuánto somos capaces de ahorrar y qué necesidades de liquidez vamos a tener que afrontar en el futuro.
  • El horizonte de inversión en el plan: ¿Cuándo querremos rescatar el plan? ¿Qué pasará si necesitamos rescatarlo antes de tiempo? ¿Qué formas hay de rescatar un plan?
  • Nuestra principal fuente de ingresos: En función de dónde procedan nuestros ingresos, será aplicable o no la reducción por realizar aportaciones.
  • Discapacidad: Existen ventajas fiscales para aquellos que aporten al plan de un pariente, cónyuge o persona a cargo (en régimen de tutela o acogimiento) con discapacidad. En este caso, el límite individual por familiar se extiende hasta 10.000 euros en lugar de 8.000 euros, con el límite conjunto de hasta 24.250€ (límite independiente de la aportación anual del propio partícipe).
  • El momento del mercado: es importante tenerlo en cuenta, ya que si realizamos una única aportación a final de año, nos arriesgamos a entrar en un momento malo de mercado. Si realizamos las aportaciones periódicamente durante el año, controlaremos más la volatilidad.

Nuestro servicio de gestión incluye la planificación patrimonial, un planteamiento idóneo para optimizar la rentabilidad de nuestros clientes.

Por ello, como se acerca final de año, queremos que esté seguro de cada paso que dé con su plan de pensiones y estamos a su entera disposición para resolver cualquier duda que tenga al respecto. Nuestra experta en planificación patrimonial, Eva Alonso, estará encantada de atenderle.

¿Tiene alguna pregunta? Envíenosla a info@valuetree.es. Será tratada de forma confidencial.

Visite nuestro blog aquí

e
Eva Alonso forma parte del proyecto Value Tree desde hace cinco años, acompañando a los inversores en el planteamiento y análisis de su estrategia patrimonial familiar, así como en las tareas más cotidianas y recurrentes relativas a sus operaciones de ahorro. Cuenta con 17 años de experiencia profesional en el ámbito de la planificación patrimonial y asesoramiento a empresas familiares, tanto en España como en el ámbito internacional. Su experiencia fundamentalmente está centrada en las áreas de Impuestos Personales (renta, patrimonio, donaciones y sucesiones) y fiscalidad internacional.

El ecosistema de familia e inversiones es su pasión (después de su familia numerosa) y ha sido su foco también durante su etapa profesional previa en PwC como gerente del equipo de empresa familiar y en Deutsche Bank como gestora de patrimonio. Ha participado en la elaboración de diversas publicaciones de ámbito tributario, además de haber impartido cursos en diferentes universidades.