¿El value investing se encuentra en el inframundo o no?

Cuando hacemos un acercamiento a los mercados de renta variable, los podemos hacer desde varios ángulos. Uno de ellos es viendo a los analistas de los brokers (sell-side analysts), creer ciegamente en lo que dicen y recomiendan y hacerles caso comprando o vendiendo sus recomendaciones. Gracias a Dios, esta forma de gestionar está desapareciendo en España, debido a la proliferación de casas independientes, muy centradas en value investing, como Value Tree. Otra forma es fijarse en esos activos de moda, de gran crecimiento sin reparar en los múltiplos (¿se acuerdan unas Lupas de algunas semanas atrás?: P/E, EV/EBITDA...) que pagamos.
 
Esta filosofía, por tanto, mira muy bien los números, conoce la compañía y el sector y monta sus propios modelos de valoración. Esta forma de gestionar, válida por otro lado, se puede llamar "de crecimiento o growth". El problema es que esta forma de gestionar obliga al gestor a detectar cuándo las compañías empiezan a ralentizar su crecimiento y, por tanto, cuándo los múltiplos que se pagan por ellas ya no justifican el crecimiento futuro.
 
Otra forma de gestionar es comprar o vender una acción previendo un hecho positivo o negativo de gran calado que afecte positivamente o negativamente a las acciones. Es lo que se llama en inglés "event driven". Aquí, tomar posiciones compradoras o vendedoras en función de un potencial hecho futuro ("event"), como una OPA, adquisición, etc., puede ser arriesgado, porque el "event" puede o no suceder cuando preveíamos que iba a suceder.
 
Finalmente (no nos fijaremos en más), existe la filosofía value investing, seguida en Value Tree. Esta consiste en valorar compañías en función de la caja que generan (cash is king) y comparar esa caja con la valoración en mercado. Además, busca encontrar compañías con posiciones de fuerza potentes en sus mercados, poco endeudamiento y múltiplos razonables.
 
Por otra parte, pueden crecer orgánica e inorgánicamente, pero tienen que generar valor para el accionista. Puede haber muchos ángulos:

  • a) Compañía que se reinventa y empieza a generar caja cuando antes destruía.
  • b) Compañía que genera caja razonable y se paga múltiplos de risa.
  • c) Compañía con deuda, pero con un potente desapalancamiento en el futuro... Hay muchas formas, pero todas giran alrededor de la caja.

Esta forma de inversión ha sido completamente defenestrada en los últimos siete meses. 

Como vemos en los dos primeros gráficos, claramente el mercado se ha centrado en compañías más growth y menos en las value. Es más, las compañías growth que más han subido ha sido Facebook, Amazon, Netflix y Google, incluidas en un índice ficticio llamado FANG. Este ha subido en USD un 27% en el año, cuando los índices value en EE. UU. han estado planos y en Europa han bajado más de un 3% (en euros).

¿Es para preocuparse? Creemos que no, ya que las compañías value se pondrán de moda otra vez y tendremos buenas rentabilidades. Seguimos muchas compañías de calidad, poco endeudadas, con alta generación de caja y que están en negativo este año. Tiempo al tiempo.




La filosofía value no ha funcionado en 2018 ni en dólares... Fuente: Bloomberg.


...ni en euros. Fuente: Bloomberg


En el largo plazo, la inversión value bate a la growth. Fuente: Miller Value Partners