Semana negativa para la mayoría de las bolsas mundiales, librándose prácticamente solo las norteamericanas y, además, a última hora de la mano de la recuperación del Nasdaq vía Apple. La guerra comercial de Trump está principalmente detrás de las caídas en los índices asiáticos y europeos. Muchos de ellos han vuelto de nuevo a los números rojos en lo que va de año.

En cuanto a la renta fija, bastante volatilidad, aunque finalmente no ha habido mucho movimiento en la deuda de gobierno, si bien han predominado las subidas en la rentabilidad soberana, mientras que en la deuda corporativa se produjo una ligera recuperación.

Por último, el mercado de divisas ha venido marcado por la debilidad de la libra y el euro y la fortaleza del dólar, el franco suizo y las monedas asiáticas.

Para la semana que empieza, disminuye la importancia de los datos macroeconómicos, pero destacan el índice de tendencias de la Conference Board de julio en Estados Unidos, la balanza comercial y la producción industrial de junio en Alemania, la producción industrial de junio en España, la balanza comercial de julio en China, la balanza por cuenta corriente de junio en Japón, el índice de precios de producción de julio en Estados Unidos, el IPC y los precios de producción de julio en China, la producción industrial de junio en Francia, el IPC de julio en Estados Unidos y el PIB del segundo trimestre del año en Japón y Reino Unido.

En otro orden de cosas lo más significativo sigue siendo la publicación de resultados corporativos trimestrales, que vuelve a cobrar fuerza en Estados Unidos.

Sigue leyendo nuestra newsletter aquí