Todo sigue siendo posible. La nueva prórroga acordada entre Europa y el Reino Unido da suficiente tiempo a los británicos para organizar un referéndum sobre brexit y es por eso por lo que aumenta la probabilidad de que el Parlamento británico llegue a un acuerdo. Pero también da tiempo para que Corbyn, el líder del partido laborista, haga presión para que se celebren nuevas elecciones generales, lo que aumenta la inestabilidad política. Por otro lado, los tories tampoco estarán contentos con el hecho de tener que organizar elecciones europeas, por lo que las posibilidades de que Theresa May sea destituida han aumentado tras la decisión de esta noche. 

La Primera Ministra podría ser expulsada incluso esta misma semana; el Sr. Corbyn podría decidir que no quiere un acuerdo e intentar presionar para que se celebren elecciones. En cualquier caso, lo positivo es que el mayor riesgo a corto plazo en el Reino Unido ya no es un brexit duro. Por el contrario, la mayor amenaza para el país es una crisis política total y, en cierta medida, también lo es para Europa.

Es cierto que esta nueva prórroga elimina el riesgo a corto plazo de un brexit duro, pero no elimina la incertidumbre que conlleva esta posibilidad. El impacto es los activos financieros es muy difícil de predecir porque la probabilidad de los diferentes escenarios (Brexit duro o suave, la cancelación del Art.50, referéndum, o nuevas elecciones generales) no ha cambiado en absoluto. Por ello, la situación actual seguirá siendo tensa y difícil. Creo que empezaremos a ver un juego político aún más agresivo en Westminster que afectará a la libra esterlina y a los activos del Reino Unido en comparación con el resto del mundo. El Banco de Inglaterra podría verse presionado a suavizar el impacto económico, y a seguir al BCE y a la Reserva Federal en retrasar la normalización monetaria o, incluso, podría llevar a cabo un recorte. En este caso, el Gilt lo haría mejor que el mercado.

Los mercados están aburridos de algo que se ha convertido en un drama constante y del hecho de que el objetivo, el brexit, sea retrasado a través de sucesivas prórrogas. El precio del seguro contra un mal escenario se ha derrumbado, lo que significa que el mercado no siente la necesidad de protegerse contra una crisis de mercado. Creo que el los inversores se ha preocupado mucho ante la probabilidad de un brexit sin acuerdo, y ahora que esta solución se ha eliminado a corto plazo, los mercados quieren respirar y concentrarse en otra parte. El hecho de que el riesgo de un cambio de poder y de que Corbyn del Partido Laborista, gane unas posibles elecciones no ha sido descontado aún en los mercados financieros. Espero que estas preocupaciones aparezcan en los próximos días. Ludovic Colin, Head of Flexible Bonds de Vontobel AM