En un movimiento que parece haber pillado por sorpresa a la mayoría de los analistas financieros por el Banco de China ha aumentado sus tipos por primera vez desde el inicio de la crisis. Aumenta el tipo para préstamos a un año del 5,31 a 5,6% y la tasa de depósitos a un año en un cuarto de punto porcentual hasta el 2,5%.

 

Las autoridades chinas están tratando de abordar el problema del aumento de la inflación y tratando de controlar el mercado inmobiliario que muchos analistas consideran una burbuja. También están tratando de frenar el incremento de los préstamos bancarios, un problema que aquí en España ya nos gustaría tener.

 

Esta medida a dado lugar a caídas en las bolsas más importantes del mundo. El Nikkei cayó más de un 2% antes de recuperarse un poco, para cerrar en 9.382, un 1,7%.

 

En Estados Unidos, el Dow cayó un 1,5%, cerrando en 10.978, que además no había sido ayudado por el sentimiento negativo sobre el sector bancario después de que Bank of América registrara una pérdida de 7,3 mil millones dólares por en el tercer trimestre.

 

Los analistas están preocupados de que el incremento de tipos en China pueda conducir a una disminución de la tasa de crecimiento en este país, con un efecto multiplicador en la demanda de materias primas. Esto ha hecho que las acciones de las empresas del sector minero cotizaran a la baja. La medida también impulsó el dólar de EE.UU. al alza, ya que siempre es visto como un valor refugio en tiempos de incertidumbre. Sin embargo, este aumento fue breve ya que el mercado se dio cuenta de que el dólar también tiene sus problemas. Las ganancias de ayer fueron perdiéndose durante la noche y el dólar ha reanudado su trayectoria a la baja frente al yen.