El estancamiento de la economía en el tercer trimestre (0% trimestral, +0,2% interanual) es preocupante ya que se sólo ha evitado la recaída del PIB gracias al sector exterior, pero no porque aumenten las exportaciones, sino porque bajan las importaciones.

 

La fuerte contracción del consumo interno, de los hogares y de la inversión en equipo es impresionante (se registran tasas trimestrales negativas del 1,1% y el 5,2% respectivamente) tras acumular entre tres o cuatro trimestres en positivo.

 

Con las exportaciones cayendo, la contrucción parada, los créditos desaparecidos en combate, los datos de paro y de renta disponible, nos tememos unas perspectivas de crecimiento para el cierre del año, ya sin estímulos, muy negativas.

 

Hablo de España.

 

Saludos.