Estamos en campaña. Todo el año. Por lo cual nos bombardean con falsas promesas, mejoras en la vida real y muchas, muchas mentiras. A los políticos, sobre todo a los que ostentan el poder,  se les calienta la lengua al vendernos las metas conseguidas y los logros que han alcanzado para mejorar la vida de los españoles. Falso.  España está en situación de miseria extrema. Veamos.

Las pensiones de jubilación se han revalorizan un 0,25%, 2 euros al mes de media; el  Salario Mínimo Interprofesional sube el 0,5%, 3 euros mensuales. El gobierno ha atacado al Estado de Derecho y acabado con el de Bienestar, recortando salarios, pensiones, educación, sanidad, servicios públicos, derecho a la vivienda y a la dependencia. En esta legislatura hay 650.000 empleos menos, el 60% de los parados son de larga duración, el 70% no tiene ningún tipo de prestación y el paro registrado afecta a 4.512.153 personas. Según la EPA en el cuarto trimestre de 2014, los parados ascendían a 5.457.700. Otras fuentes, como las del economista Niño-Becerra, cifra en cerca de siete millones los parados en España. Esta cifra se acerca más a la realidad. Pero no se dice.  El poder borra a los descalzados. A los de larga duración. No figuran en ninguna lista. Todo vale. Estamos en campaña.

Sube la tasa de pobreza energética; el 9% de las familias no pueden mantener una temperatura adecuada. El 27,5% de los niños vive en riesgo de pobreza. Cerca de 1.800.000 hogares tienen a todos sus miembros sin trabajo; la tasa de paro juvenil es del 53,8%;  los salarios bajando y los precios en caída libre, rayando la deflación y la depresión económica. Para el pueblo llano nada va a mejor. Pero los políticos mienten y para ellos todo mejora. Estamos en campaña.

Hay dos millones de trabajadores viviendo en riesgo de exclusión social. El 40,6% de los españoles vive en la precariedad, el 24,2% sufre exclusión social moderada y el 10% en severa marginalidad.  Sólo el 34,3% vive sin carestías esenciales. El 47% de los trabajadores y trabajadoras cobra menos de 900 euros al mes.  España es el país en el que más ha aumentado la desigualdad y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico instan a atajar la desigualdad para favorecer el crecimiento. Pero, ni caso. Estamos en campaña.

El portavoz de Jueces para la Democracia considera, que "no hay voluntad política para acabar con la corrupción".  Se aplica la ley a la pobreza, pero no a los delitos cometidos por quienes tienen el poder o sus amigos. Se ha hecho la ley para aplicarla al robagallinas, no a los ladrones de cuello blanco y corbata. Ahí vamos. Derechos a la miseria, derechos al estallido social.  Para los políticos vamos rectos a la felicidad. A la bonanza y el crecimiento. Al paraíso. Estamos en campaña.

Tan corrupto es el que roba como el que no lo impide, teniendo el poder. Y de eso tenemos muchos ejemplos en esta  España anclada en la cloaca. Da igual que llueva que haga sol. Cambia el viento, pero el hedor permanece. Aunque estemos en campaña.

 

@eladiodelprado

Leer más:  http://www.lasnoticiasdeaita.es/news/la-miseria-que-nos-rodea/