Tras la publicación del régimen fiscal de las plusvalías para 2013, a continuación puede encontrar el resto de novedades fiscales en el IRPF para este año que acaba de comenzar.

 

DECUCCIÓN POR INVERSIÓN EN VIVIENDA HABITUAL

 

Se suprime, a partir del 1 de enero de 2013, la deducción por inversión en vivienda habitual. No obstante, se establece un régimen transitorio para todas aquellas adquisiciones realizadas con anterioridad a dicha fecha una deducción del 15% de las cantidades aportadas con un máximo de 9.040 euros.

 

CUENTA AHORRO VIVIENDA

 

Se suprime, a partir del 1 de enero de 2013, la deducción por cuenta ahorro vivienda. Sin embargo, se establece un régimen transitorio para los contribuyentes que con anterioridad al 1 de enero de 2013 hubieran depositado cantidades en cuentas vivienda, siempre que en dicha fecha no hubiera transcurrido el plazo de cuatro años desde la apertura de la misma, podrán optar en la declaración de 2012 entre: (1) proceder a la inversión en un plazo de 4 años desde la primera aportación o (2) devolver las deducciones ya practicadas hasta este año sin intereses de demora.

 

ALQUILER DE VIVIENDA COMO RETRIBUCIÓN EN ESPECIE

 

Se modifica la regla especial de valoración de la retribución en especie derivada de la utilización de la vivienda. A partir del 1 de enero de 2013, se exige para poder continuar aplicando la ventaja fiscal que la vivienda sea propiedad del pagador.

Concretamente, la gran novedad es que esta retribución en especie se cuantificará por el coste real del alquiler satisfecho por la empresa y no como se venía calculando hasta ahora y que consistía en el 5% del valor catastral del inmueble (si estaba revisado) o el 10% (si no lo estaba), sin que la valoración resultante pudiera exceder del 10% de las restantes contraprestaciones de trabajo.

Sin embargo, durante 2013, los rendimientos del trabajo en especie derivados de la utilización de la vivienda, se podrán seguir valorando conforme a la legislación en vigor a 31 de diciembre de 2012 siempre que la entidad empleadora viniera satisfaciendo los mismos con anterioridad al 4 de octubre de 2012.

¿A quién afecta esta medida?

Esta nueva medida modifica al alza la valoración fiscal de la retribución en especie a imputar a los empleados en los supuestos del pago del alquiler a cargo de la empresa cuando el inmueble no sea propiedad de la empresa.

 

INDEMNIZACIONES O RETRIBUCIONES ELEVADAS

 

Desde el 1 de enero de 2013, se incrementa la tributación de las indemnizaciones u otras retribuciones en función de su importe y derivadas de la extinción de relaciones laborales o mercantiles mediante la minoración (para las rentas entre 700.000,01 euros y 1.000.000 de euros), o la eliminación (para las rentas superiores a 1.000.000,01 euros) de la reducción del 40% aplicable cuando tuvieran un periodo de generación superior a dos años o se hubieran obtenido de forma notoriamente irregular en el tiempo.


APORTACIONES DE LA EMPRESA A PLANES DE PENSIONES Y SEGUROS

 

Desde el 1 de enero de 2013, las cantidades aportadas por la empresa a sus empleados a planes de pensiones o seguros colectivos, si superan los 100.000 euros por contribuyente y respecto del mismo empresario, deberán tributar al marginal en el IRPF.

Esta norma tiene dos excepciones en las que no hay que tributar por las aportaciones realizadas en exceso:

- Los seguros colectivos contratados a consecuencia de despidos colectivos realizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores.

- Los seguros colectivos contratados con anterioridad a 1 de diciembre de 2012, en los que figuren primas de importe determinado expresamente, y el importe anual de estas supere los 100.000 euros.

 

LOTERÍAS

 

A partir del 1 de enero de 2013, se establece un gravamen del 20% sobre los premios los de las loterías del Estado, Comunidades Autónomas, la Cruz Roja, la ONCE y entidades análogas de carácter europeo a partir del 1 de enero de 2013. Aquellos premios inferiores a 2.500 euros se encontrarán exentos. Dichos premios estarán sometidos a una retención del 20%.


CUENTAS EN EL EXTRANJERO

 

A partir del 1 de enero de 2013, se establece la obligación de informar a la administración tributaria sobre los bienes situados en el extranjero: cuentas en entidades financieras, bienes inmuebles, valores, derechos, seguros y rentas depositadas, gestionados u obtenidos fuera de España. Se excluye de esta obligación de declarar cuando el valor de los mismos no supere los 50.000 euros por cada tipo de bien o derecho. La presentación en años sucesivos de la declaración informativa sólo será obligatoria cuando el citado límite hubiese experimentado un incremento superior a 20.000 euros.

Esta medida obliga a los ahorradores considerados fiscalmente residentes en España y, también, a los que se han acogido al régimen de impatriados.

Además, esta nueva obligación tributaria es meramente informativa si bien es importante destacar que su no cumplimiento tiene un régimen sancionador severo en términos económicos.

¿A quién afecta esta medida?

Afecta a todos aquellos contribuyentes con cuentas corrientes o otras y inversiones financieras o inmobiliarias en el extranjero.