Invertir en bolsa o jugar a la bolsa. ¿Es un juego la bolsa?

Muchos alumnos y clientes me preguntan si invertir en bolsa es en realidad un juego de azar y mi respuesta suele ser que depende de la forma como cada individuo tenga de invertir en bolsa. Existen tantas formas de invertir en bolsa como inversores y depende de cada uno convertir sus inversiones en azar o no. Me explico:

En múltiples foros de opinión relacionados con los mercados financieros leo y escucho opiniones del tipo: "Yo creo que tal acción llegará a cotizar a tanto" o "tal acción va a bajar", o "yo veo la cotización en ….", o "el mercado se va a dar la vuelta" y un sinfín de expresiones que inducen a pensar que quienes las realizan están intentando adivinar lo que hará el mercado. Esa no es la forma de invertir en bolsa.

¿Qué es invertir en bolsa?

Puedo decir tras mas de 30 años de experiencia en los mercados financieros que las técnicas adivinatorias no funcionan en los mercados, ni la intuición ni el azar. Si invertimos intentando adivinar lo que pasará si que podemos afirmar que invertir en bolsa es un juego de azar, es una apuesta a ver que pasará.

En psicología se estudia el sesgo de confirmación y éste nos muestra que cuando tomamos una decisión solemos seguir considerando que nuestra decisión está bien tomada aunque cambien las circunstancias por las cuales la decidimos. Y no es más que un error sistemático de nuestro razonamiento inductivo. No voy a profundizar en temas psicológicos porque no soy especialista, aunque sí puedo afirmar que soy persona observadora del comportamiento humano, especialmente del comportamiento del inversor.

De hecho, puedo afirmar que al invertir en bolsa y realizar una compra de acciones es más fácil que venderlas posteriormente. También corroboro que vender unas acciones con ganancias es más fácil que venderlas con pérdidas.

Entonces, se preguntarán que si esto es así, no tenemos escapatoria y por lo tanto invertir en bolsa se convierte en un juego de azar. 

¿Cómo invertir en bolsa?

Para invertir en bolsa quiero matizar que únicamente hay que seguir al mercado, hay que olvidarse de querer ganarle al mismo y de adivinar lo que sucederá para que invertir en bolsa sea un éxito.

Seguir al mercado, puede parecer fácil pero, no todas las personas tienen la frialdad mental de hacerlo. Únicamente seguir al mercado, sin emociones.

Invertir en bolsa siguiendo al mercado y sin emociones es la clave.

Pasos a seguir para invertir en bolsa

Lo primero que hemos de hacer es definir nuestro horizonte temporal para invertir en bolsa. Podemos fijar nuestro horizonte temporal en el muy largo plazo, es decir, aproximadamente una inversión a unos 10 años.
El largo plazo lo ceñiríamos a inversiones superiores a 5 años. El medio plazo, aproximadamente a una inversión entre 1 y 3 años. Para el corto plazo, estaríamos hablando de una inversión inferior a 1 año, por último, en el ultracorto plazo, valoramos una inversión entre días o minutos.

Lo segundo que hemos de hacer es valorar las empresas en las que invertir en bolsa y lo haremos por fundamentos, es decir, si la empresa tiene un buen balance, si tiene buenos beneficios, si amplía su negocio adecuadamente, si está bien gestionada, si reparte o no dividendos, etc. En este punto, permítaseme un consejo, si usted no tiene conocimientos de valoración de empresas consúltenos.

Lo tercero que hemos de hacer es observar si la empresa tiene una contratación diaria suficiente como para poder vender nuestras acciones en el momento en que lo deseemos. Esto lo veremos por el volumen de contratación diaria. Una empresa con mucho volumen de contratación nos permitirá deshacer nuestra posición en el momento deseado, sin embargo si se contratan muy pocos títulos porque la empresa es pequeña quizás queramos vender y no encontremos contrapartida, es decir, quien quiera comprar en ese momento o a ese precio de cotización. En el caso del mercado español las acciones de mayor capitalización son las que cotizan en el IBEX 35.

Decisión de invertir en bolsa

Una vez definido el horizonte temporal de nuestra inversión, de haber valorado la empresa y de ver si la empresa es lo suficientemente líquida tendremos que observar al mercado o la cotización del valor elegido e ir tras el precio. Si el precio sube compramos, si el precio baja no compramos.

Aquí, en esta última fase, entramos en ocasiones en conflicto, «es que la cotización está muy baja, es el momento», pues NO. Si la cotización de un valor baja y por ello queremos comprar, estamos queriendo adivinar lo que sucederá y créanme, NO FUNCIONA. Puede ser que en ocasiones acertemos, pero estamos dejando al azar lo que ocurrirá y estaremos entrando en el juego de la bolsa.

Invertir en bolsa a muy largo plazo
Si valoramos la empresa por sus datos económicos, el precio objetivo es muy superior al precio de mercado y nuestro horizonte temporal es a largo plazo, quizás si nos sirva la anterior forma de invertir, dado que estamos comprando barato algo que objetivamente vale más, pero tenemos que asumir y aceptar que el precio puede continuar bajando. ¿A quien no le gusta comprar barato? De hecho, en las grandes crisis es donde se amasan las grandes fortunas.

Otra idea que hemos de tener siempre presente es que comprar en el mínimo y vender en el máximo es prácticamente imposible   y mucho menos repetir eso constantemente en el tiempo. En alguna ocasión puede surgir por casualidad, pero por probabilidades no nos sucederá. En el caso de que en alguna ocasión nos haya ocurrido habremos jugado al juego de la bolsa, habremos intentado adivinar el futuro.

Probabilidades de éxito al invertir en bolsa

Si observamos que la cotización de una acción está subiendo y decidimos comprarla sólo pueden suceder dos cosas, que finalmente la acción suba o que baje. Estamos ante un 50% de probabilidades de que suceda una cosa o la otra. He de hacer constar que es más probable que si el precio de una acción está subiendo continúe haciéndolo a que cambie radicalmente su dirección y su precio baje.

Voy a hacer una matización a lo anteriormente dicho. Hay que tener en cuenta que el mercado de valores está compuesto por fuerzas contrapuestas y las decisiones de todos y cada uno de los inversores hace que aparezcan los llamados dientes de sierra. Unos inversores piensan que la acción puede seguir subiendo y otros que va a bajar y se forman esos picos en las cotizaciones, es lo que podríamos llamar ruido de mercado. Para evitar esa distracción en la dirección de la cotización de la acción trazaremos líneas de tendencia principal, secundaria…. y son esas líneas las que nos hacen saber si la acción está subiendo o está bajando.

Invertir en bolsa con stop de protección de pérdidas

Si estamos viendo que el precio de la acción sube y hemos decidido comprar, inmediatamente tenemos que poner un stop de protección a nuestra inversión. El stop de protección o stop loss es un nivel de precio en el que tenemos que vender nuestras acciones aunque sea con una pérdida y salir de esa inversión en el caso de que el precio de la acción baje. No todos los brokers o sociedades de valores ofrecen la posibilidad de establecer stop de protección, pero es imprescindible. Más nos vale perder un 5% que perder un 40%, por poner un ejemplo.

El stop de protección siempre hay que ejecutarlo, sin dudar. En qué nivel hay que situar el stop de protección es una cuestión que trataré en otro artículo.

Todos hemos escuchado muchas veces decir: «si las acciones que he comprado bajan, pues me espero a que suban y ya está». Eso es otra trampa, eso no es invertir en bolsa, de nuevo estamos jugando al juego de la bolsa. Nos encontramos ante la posibilidad de que el precio de las acciones vuelva a subir y eso puede suceder o no. También habría que valorar cuanto tiempo tardarán en volver al precio en que nosotros compramos y si podremos aguantar esa pérdida durante esos meses o años.

Invertir en bolsa con stop de protección de ganancias

Bien, habíamos comprado nuestras acciones, habíamos puesto nuestro stop de protección y el precio de las acciones continúa subiendo, es entonces cuando debemos subir nuestro stop de protección y asegurar nuestras ganancias. Volveremos a calcular el nivel adecuado donde situar el nuevo stop de protección y para que se ejecute si llega el caso.

Si las acciones continúan subiendo iremos fijando stops de protección cada vez más altos para proteger nuestras ganancias.

Otra frase muy oída en los mercados: «pues yo, si estoy ganando cojo el dinero y vendo»; en este supuesto no estamos ante una inversión en bolsa sino que estaremos de nuevo jugando al juego de la bolsa. Lo que está subiendo puede seguir subiendo y si vendemos sin situar el stop de protección más arriba estaremos perdiendo posibilidades de beneficios.

Como se puede comprobar no estamos dejando nada al azar y por lo tanto el juego de la bolsa no existe en nuestro caso.

Esa es la forma en la que se «invierte» en bolsa, lo contrario es 'jugar' a la bolsa.