Son los momentos previos al rescate. Esa tormenta perfecta en los mercados que el Gobierno y los institucionales niegan o eluden hablar, cuando la realidad es que tendría ya que estar Protección Civil (la troika) en el campo de juego.

La caída de Lehman llevó el IBEX hasta los mínimos de 5.300, pero esto puede ser más grave y  el terreno desconocido puede llevar en los próximos meses a los 3.000 puntos (mínimos históricos, sin tener en cuenta la inflación).  ¿Quién decía que la bolsa estaba barata?

Hoy, todos pendientes de que el BCE intervenga en la compra de deuda, el IBEX puede cerrar próximo a los 5.700, pero dudo que corrija a partir de ese soporte, si no lo hace. El sentimiento del mercado apunta más al 5.300 en los próximos días.

Un dato -> el endeudamiento de las empresas del IBEX supera ya la capitalización bursátil (via  elconfidencial.com y está por desencadenarse la venta de las participadas de las cajas y los bancos. El chorreo va a ser de alivio.