El lamentable espectáculo que han dado los partidos políticos en el Parlamento con la reforma de la negociación colectiva deja cerradas todas las posibilidades a que puedan ponerse de acuerdo en atajar la aberración fiscal que se está montando en España.