El toque de retirada de la renta variable se ha convertido en estampida descontrolada.

¿Es de extrañar esta reacción de los mercados? ¿Qué motivos tienen los inversores para coger los bártulos y salir pintando?

  • Hoy se confirma, insoslayablemente, que todo lo que está mal es susceptible de empeorar si no se hace nada para remediarlo. ¿Hasta dónde? Es la pregunta que se hacen los pocos que conservan la calma.
  • Ya conocemos dónde pusieron freno los mercados a su huída desbocada en marzo de 2009. En el Ibex fue en los 6.817 puntos.
  • Caer por debajo de los 7.000 puntos quedaría reservado para el escenario en que la recesión se confirmase.

Post completo en finanzas.com