Como podemos ver en el gráfico inferior, el Vix ha roto un triangulo-cuña descendente por la parte de arriba, aunque es cierto que todavía no lo ha hecho con contundencia. A este detalle le podemos sumar la clara divergencia que se aprecia entre el Vix y su MACD aumentando las posibilidades de rotura al alza por parte del vix. A esto podríamos añadirle además que la media de 5 sesiones ha superado a la de 20 y eso también es bajista.

 Los incrementos del vix van asociados a caídas de la renta variable y si tenemos en cuenta que los datos macro no estan acompañando demasiado, puede que estemos a las puertas de un otoño movidito en renta variable.