Cuando la mayoría de nosotros pensamos en la inflación, típicamente la relacionamos en el precio de nuestra compra: cuánto sube la leche, los huevos, el detergente, etc... Por otra parte, las empresas, aparte del bien conocido aumento salarial, sufren inflaciones mucho más severas relacionadas con los aumentos de materia prima. Por mi parte, conozco esta situación de primera mano al trabajar como comercial en el sector químico. Desde inicios de 2010 nos encontramos  con la siguiente situación:

Alcoholes grasos: en algunos casos subidas de más del 100% , tanto de origen natural como sintético.

Etileno: +60%

Propileno:+60%

Ácidos grasos: altísima volatilidad, en el Q4 2010 hubieron subidas de más del 50%

Todos ellos son productos que se utilizan masivamente en la industria de consumo, es decir, lo que nosotros finalmente compramos en el supermercado. A pesar de ello, debido a la altísima competencia, los precios no han subido en gran medida.

La conclusión lógica es que esta inflación empresarial ha sido hasta la fecha absorbida en gran medida en  los resultados empresariales de dichas empresas. Una de dos, o bien estas empresas intentarán recuperar los márgenes perdidos con lo que veremos un traspaso de la inflación empresarial a la real, o bien estas empresas entran en pérdidas y solo sobreviven las más eficientes.

Por cierto, los precios arriba indicados son previos a las revueltas del Magreb, así pues, de cara al segundo trimestre la fiesta continuará...