Andrew Lilico, que es miembro del Comité de Política Monetaria,ha escrito en "The Telegraph" un artículo que lleva por título "Qué ocurrirá cuando Grecia se declare en quiebra".

El economista pone el énfasis en que habla de "Cuando..." no de "si..." con lo cual no lo considera como algo hipotético sino una certeza avalada por los datos actuales. Comenta que la única duda en los mercados es si será mañana, dentro de un mes, o de uno o dos años pero no más allá. Dado que el BCE jugó su última carta para forzar el rescate a los irlandeses que amenazaba la quiebra del sector bancario del país, lo que veremos a continuación es o un rescate a Grecia o el "default" en cuestión de días.

Cita las siguientes consecuencias del "default":

Todos los bancos griegos  declararán, de inmediato, su insolvencia.

El Gobierno griego nacionalizará todos los bancos.

El Gobierno prohibirá las retiradas de capital de los bancos helenos.

Para evitar disturbios en las calles por parte de los depositantes y evitar algo similar a lo ocurrido en el año 2002 en Argentina (donde el Presidente tuvo que huir en helicóptero del Palacio Presidencial para evitar agresiones de los manifestantes), se declarará el toque de queda.

Posteriormente Grecia redenominará sus deudas en "Nuevos Dracmas" o el nombre de la nueva moneda adoptada.

El nuevo Dracma se devaluará en un 30 a 70% (probablemente un 50% o quizás un poco más) con lo que se producirá un incumplimiento del 50% de todas las deudas griegas denominadas en euros.

7º A los pocos días el sector bancario irlandés será el siguiente perjudicado.

El Gobierno Portugués evaluará y estudiará la situación de Grecia antes de decidir si sigue el mismo camino emprendido por el país heleno.

Los bancos franceses y alemanes incurrirán en pérdidas y dejarán de cumplir los requisitos reglamentarios de adecuación de capital.

10º El Banco Central Europeo será "de facto" insolvente dada su alta exposición a la deuda pública griega, al sector bancario griego y a la deuda del sector bancario irlandés.

11º Los Gobiernos de Francia y Alemania se reunirán para decidir si:

       a) Recapitalizan el Banco Central Europeo o

       b) Permiten que el BCE imprima dinero para recuperar ratios de solvencia (Debido a que el BCE tiene poca exposición denominada en moneda extranjera puede imprimir pero esto está prohibido por su carta fundacional. Ahora bien, por otro lado, el Tratado de la UE también prohibía de forma explícita el tipo de rescates empleados en Grecia, Portugal e Irlanda y, pese a su ilegalidad, hemos visto que cuando ha sido necesario se ha realizado.)

Como se puede apreciar Andrew Lilico muestra un panorama desolador que tendría unas consecuencias devastadoras en los mercados. Quizás sus previsiones sean alarmistas pero debido a los cargos que ocupa y ha ocupado podemos llegar a la conclusión que hipótesis como estas están circulando en los organismos europeos y de política económica