Vía gurusblog podemos leer un interesante artículo donde se hace referencia al hecho que el fondo público de pensiones de Japón, que es el más grande del mundo, se ve obligado a vender activos para cubrir sus obligaciones.
.

Algunos lo tomarán como un aviso para navegantes, otros preferirán seguir con la táctica del avestruz y seguir escondiendo la cabeza. El caso que el fondo público de pensiones de Japón, el mayor del mundo, está previsto que en 2011 se convierta en un vendedor neto de bonos al tener que cubrir los pagos de los pensionistas.

El fondo conocido como GPIF, y con más de 1,4 billones de dólares en activos bajo gestión, deberá empezar a vender bonos que tiene en cartera para hacer frente a su obligaciones con los pensionistas, según ha indicado el presidente del fondo Takahiro Mitani. La descapitalización del fondo se inicia justo antes que la denominada generación del baby boom (los nacidos a partir de 1947), alcance los 65 años en 2012. Actualmente cubre las pensiones de 37 millones de jubilados japoneses. Según las previsiones, en 2020 el 29% de la población japonesa estará en edad de jubilarse,  en 2050 el porcentaje ascenderá  al 40% de la población. Actualmente los jubilados respresentan el 23% de la población japonesa. En 1990 representaban sólo el 12% del total.

Japón puede ser el enfermo adelantado de lo que podemos tener por delante muchos de los países desarrollados, pinchazo burbuja de activos, credit crunch, bajo crecimiento económico, baja natalidad. Francamente, salvo milagros en los avances de la productividad en los próximos años, parece complicado que una sociedad sea sostenible cuando por cada trabajador en activo hay un jubilado. Pero bueno, como decía Keynes ” a largo plazo todos muertos”, nos centramos en las implicaciones a corto.

Hasta ahora el GPIF ha sido el mayor comprador de bonos japoneses. El 70% de sus activos son bonos japoneses. Y tenemos que Japón posiblemente es si no recuerdo mal el país con mayor deuda en relación al PIB (perdón según la Wikipedia le supera Zimbawe). A parte de que desaparece del mercado uno de los principales compradores de deuda pública japonesa, quizás la gran pregunta seria ¿Porque los fondos de pensiones públicos se dedican a invertir el grueso de su dinero en comprar bonos de su propio país? ¿No habría que diversificar un poco más?

Imaginamos que en mi familia vamos ahorrando cada mes para cuando nos vayamos a jubilar, peor destinamos el grueso del dinero ahorrado en comprar deuda emitida por mi propia familia y el dinero que obtengo per venderme la deuda me lo gasto en irme comprando cosas. ¿No os da la sensación que igual es como si no estuviéramos ahorrando nada?

.

Sígueme en Twitter @andresllorente