En la comunidad financiera y académica se está alcanzando un alto consenso de que el crecimiento chino puede disminuir de forma pronunciada en los próximos años y que esto va a traer dos consecuencias:
.
1º Dado que China está impulsando el crecimiento mundial, una fuerte desaceleración de ella producirá una fuerte desaceleración del crecimiento mundial.
.
2º En segundo lugar, si el crecimiento se frena bruscamente causará un fuerte aumento de la inestabilidad social y, con ello, aumento de la inestabilidad política.
.
Michael Pettis, que es profesor de la Universidad de Pekín Guanghua School of management, sostiene que no está de acuerdo con estas 2 afirmaciones y para ello lo compara con el caso de Japón que, en 1990, representaba el 17% de la economía mundial y la segunda economía más grande del mundo. Sólo los más escépticos dudaban de que en una década o dos Japón superaría a los EEUU como la economía más grande del mundo. Durante 2 décadas su economía creció anualmente entre un 8 y un 10%.
.
No obstante, a partir de ese momento y durante las siguientes dos décadas, la tasa de crecimiento de Japón se derrumbó a menos del 1% y en el 2010 su economía es inferior a 1/3 de la de los EEUU.
.
A pesar del colapso brutal sostiene Pettis que, al igual que pasará en China, el mundo experimentó un fuerte crecimiento en la década de los 90 sin la ayuda de Japón y el pueblo japonés resultó ser muy dócil ante el terrible giro de su economía..
.
Me gustaría trasladar este tema a la comunidad Unience porque yo, personalmente, creo que las situaciones difícilmente son comparables. Ni la economía se enfrenta a una situación similar a la de la década de los 90 ni la cohesión social y las libertades sociales son comparables en la China actual y el Japón de 1990.
.
¿Qué opináis al respecto?