Via Fundspeople leo lo siguiente:

Durante un encuentro con inversores celebrado recientemente por Schroders en Londres, se les preguntó a 100 clientes intermediarios procedentes de toda Europa, Oriente Próximo, Centroamérica y Sudamérica por sus opiniones en torno a distintas clases de activos y estrategias.

Los resultados apuntan a un apetito mayor por la renta variable: un 89% respondió que los inversores volverían a esa clase de activo antes de un año. Esta tendencia se produce después de una importante ralentización de las ventas netas de fondos de renta variable este año —hasta 22.700 millones de euros a 31 de julio de 2010— frente a la recuperación de 2009, año en el que las ventas alcanzaron su punto álgido con 112.700 millones de euros .

En respuesta a una pregunta sobre asignación de activos, un 69% afirmó que esperaba invertir al menos un 10% de los activos de sus clientes en productos de rentabilidad absoluta en los próximos dos años. Esto representa una mejora con respecto al mismo encuentro hace seis meses, en el que la mitad asignaba sólo un 5-10% de sus carteras a esta clase de activos.