Este pasado viernes hablaba con un amigo de la gran cantidad de cursos, seminarios y sistemas milagrosos que hay en el mercado. Y, como no podía ser de otra manera, surgió el tema de lo difícil que era creer que alguien que sea un maravilloso profesor que domina un sistema no esté 8 horas delante de un ordenador sacando provecho de su técnica y, en cambio, esté impartiendo cursos por media España a 500 euros cada alumno.

Obviamente voy a ahorrar gran parte de la conversación e iré solo a la conclusión y los temas en los que estábamos enfrentados mi amigo y yo.

Los dos dimos por hecho (aunque si no estáis de acuerdo en este punto podéis discrepar) que, obviamente, esas personas que están dando seminarios, charlas e interviniendo en medios de comunicación no pueden ser "traders" activos que obtengan un rendimiento consistente. Entoces surge la pregunta:

¿Se puede ser un maravilloso profesor de "trading" sin ser bueno en la operativa diaria?.

Mi amigo piensa que sí. Su argumento es el siguiente: Un profesor de música puede dominar perfectamente la técnica de tocar el piano y transmitirla a un alumno.Quizás no podrá vivir interpretando música en auditorios de prestigio pues carece del don de transmitir emoción con su música pese a ser un brillante ejecutor. En cambio, sí puede transmitir esa técnica a un alumno y el alumno ser un brillante músico.

De la misma forma no todos los profesores de ajedrez llegan a ser "maestro" pero saben transmitir la técnica, habilidad y psicología a sus pupilos para que un día puedan llegar a ser, si están especialmente dotados, un "kasparov".

Yo tengo mis reservas al respecto  y así se lo expresé a mi amigo: Yo creo que el trading es una actividad de resultados y si no se pueden obtener rendimientos consistentes en los mercados es difícil poder llegar a ser considerado como un buen profesor y estar legitimado para dar clases.En el trading si se domina la parte técnica y psicológica y se opera con un sistema con esperanza matemática positiva con la gestión del riesgo adecuada se pueden obtener rendimientos que, aunque modestos, te legitiman como un buen operador.

Creo que toda la industria que nace alrededor del verdadero operador es una forma de extraer beneficios por parte del que no lo obtiene directamente en el mercado.

Considero que en el "trading" la figura del planificador y el ejecutor no se pueden disociar.

Me gustaría que entraráis en esta conversación y saber lo que opináis.

Quiero dejar claro que cuando hablo de profesores o enseñanzas no me estoy refiriendo a esas clases regladas o masters impartidas por prestigiosas escuelas que lo único que transmiten son conocimientos téoricos sino que hago alusión a esos seminarios, profesores o técnicas que pretenden impartir conocimiento práctico sobre los mercados operando en tiempo real.