Las consecuencias por la expropiación de YPF no han tardado en hacer acto de presencia (caída de las cotizaciones de la petrolera, subida de los CDS de Argentina, rebaja de la calificación de YPF por parte de Fitch,etc).

La tensión se centra ahora en el mercado español para ver la reacción que las acciones de la compañía tendrán en la apertura y su repercusión en el Ibex. Sea como fuere los grandes perjudicados serán los accionistas de la petrolera y dado que algunos de esos accionistas son también empresas cotizadas el efecto puede ser multiplicador.

Adjunto el siguiente gráfico de Bloomberg con los grandes accionistas de Repsol:

Como puede verse en la tabla figuran 2 grandes bancos nacionales en su accionariado: CaixaBank y BBVA junto a Sacyr Vallehermoso, PEMEX y un banco francés como BNP Paribas.

Dada la evidente repercusión económica y política que tal decisión puede tener esperamos que Europa pueda dar una respuesta colectiva y sin fisuras para dar muestras de firmeza en la defensa de los legítimos intereses de sus miembros.