Este año 2015, en el contexto de un escenario de elecciones generales y autonómicas, hemos asistido a una serie de anuncios populistas que han tenido como una de sus dianas preferidas diarias a las Sicavs.

Me gustaría en este post devolver estos instrumentos de inversión colectiva a la esfera de la que nunca deberían haber salido: hablar de ellas como productos de inversión que en este año pueden mirar cara a cara a algunos de los Fondos de inversión nacionales e internacionales más destacados. Gran parte de ellos han obtenido unas rentabilidades muy meritorias en un contexto de mercado altamente complejo y con los índices retrocediendo de forma notable.He elaborado dos gráficos como reconocimiento a la encomiable tarea de sus gestores.

Estas son las rentabilidades de las Sicav en España con mayor número de patrimonio:

De las 27 Sicavs con mayor patrimonio en España sólo dos han obtenido modestas pérdidas: Kalyani (vinculada a Ram Bhavnani) con un -0,96% y Noria Investment ( de la familia Balanyá) con un -0,51%. Las 25 restantes han ofrecido rentabilidades positivas destacando notoriamente las 5 primeras: Lierde Sicav (Cesar Alierta) con un +19,30%, Soixa (HernándezCalleja) con +15,75%, Catoc (Grupo Catalana Occidente) con +13,73%. Patton Investment con un +12,22% y Gesprisa (Palatchi) con +9.78%.

Hay que recordar que frente a las críticas que suelen hacerse respecto a estos vehículos de inversión los mismos son instituciones de inversión colectiva. Ello significa que nada impide que cualquier inversor particular pueda gozar de la gestión profesionalizada de esos vehículos.Para ello tan sólo debe acudirse al MAB y adquirir acciones de las mismas. Su carácter colectivo no proviene sólo de la necesidad de aglutinar a más de 100 accionistas sino también, y sobre todo, de que son sociedades abiertas y cualquier inversor puede acceder a ellas desde una sóla acción.

Entre las Sicavs con más de 500 accionistas en España estas son las rentabilidades obtenidas en 2015:

Smart Social Sicav, gestada mayoritariamente en esta red social y que cuenta en las actualidad con 715 accionistas (553 de los cuales son fundadores) ha logrado situarse en en ranking nº 5 de rentabilidad anual. Esta iniciativa colectiva muestra que, pese a algunos aspectos mejorables que nuestro legislador pueda introducir, este vehículo es un instrumento muy apto para que pequeños inversores podamos aglutinarnos y crear nuestro propio vehículo de inversión. Y respecto a aquellas Sicavs que tuvieron su origen en un gran patrimonio no debemos olvidar que, lejos de verlo como un problema, podemos capitalizar la pericia de sus gestores y su profesionalidad para sumarnos a ellas a través de un mercado organizado y transparente (MAB, segmento Sicav)

Debemos devolver a las sicav a la verdadera esencia para la que originariamente fueron concebidas.Por ello sería conveniente que el inversor, a la hora de tomar decisiones racionales de inversión , valorara la conveniencia de analizar e investigar a algunas de las Sicavs que cotizan en el MAB.