Por desgracia es tan habitual el tratamiento tendencioso y peyorativo que los medios de comunicación proyectan de estos vehículos de inversión colectiva que la única conclusión que podemos extraer es que algo mal debe haberse hecho en el sector para no haber podido transmitir las bondades de estos instrumentos de inversión colectiva.

Si uno repasa los titulares de medios especializados y generalistas podrá comprobar que el 90% de los artículos sobre las Sicavs van asociados a determinados términos que se han convertido en puntos de anclaje: fraude fiscal, beneficio de los ricos, grandes patrimonios, injusticia social, evasión fiscal, etc

Se ha dejado, con demasiada desidia, que los titulares, medios, tertulianos y políticos hayan vertido una serie de falacias sobre estos instrumentos.Porque una cosa es que se pueda estar o no de acuerdo con determinados beneficios fiscales aplicados a los Fondos de Inversión o Sicavs (lo cual es legítimo) y otra muy distinta es que se puedan decir determinadas cosas totalmente erróneas respecto a cuestiones objetivas.

Se ha dejado cultivar un clima que ha propiciado un ambiente generalizado adverso y se ha permitido la impunidad intelectual de contenidos erróneos que en otra disciplina hubieran sido rápidamente contrastados y rectificados por su autores. La responsabilidad, por tanto, no sólo es de aquellos que escriben artículos, hablan en tertulias o elaboran programas electorales sino también de un sector que no ha sido "proactivo" y ante esta evidente desinformación no ha desarrollado una necesaria labor didáctica que, en definitiva, es desarrollar la cultura financiera.

Nos deberíamos preguntar:

¿En qué momento no pudimos atajar la idea errónea generalizada de que los accionistas de Sicavs no pagan impuestos?. Cuando los medios hablan que las Sicav pagan el 1% en Impuesto de Sociedades obvian la segunda parte de la frase y es que los accionistas pagan los rendimientos mobiliarios de la venta de sus acciones en sede de IRPF y, por tanto, al 21, 23 ó 27%. Lo mismo que los partícipes de un Fondo de inversión o los meros tenedores de acciones del Ibex.

¿ En qué momento no pudimos dejar claro a tertulianos y opinión pública que los antiguos beneficios fiscales que permitían reducir capital sin tributar ya desaparecieron?. Los mismos fueron suprimidos en el año 2010 y, pese a ello, se sigue insistiendo en ello. En esa fecha el Gobierno incluyó en los Presupuestos un cambio de fiscalidad en las Sicav por la cual los accionistas ya no podrían recurrir a la reducción de capital como fórmula con la que recuperar beneficios de su inversión. Desde esa fecha esos beneficios tributan como plusvalías y, por tanto, sujetos al IRPF. Seis años desde esa medida deberían ser suficientes para que los medios readapten su discurso.

¿En qué momento se olvidó que las Sicavs y Fondos de inversión tienen el mismo tratamiento fiscal y qué criticar a uno debería llevar asociado criticar al otro y propugnar la desaparición de uno debería ser extensivo a ambos?. En realidad no debiera parecer tan difícil acudir al BOE o buscar la Ley de Sociedades en Google y constatar que el artículo 29, 4º, letras a) y b) dicen claramente que "tributan al 1% las Sociedades de capital variable y los Fondos de Inversión de carácter financiero". Pero es que además, si me apuran, los Fondos de Inversión tiene más beneficios fiscales que una Sicav pues sus accionistas pueden hacer uso del denominado "diferimiento por reinversión" por el cual, en caso de traspaso, no tributan por las plusvalías generadas. Este úlyimo beneficio sólo lo disfrutan las Sicavs con más de 500 accionistas que sólo representan el 0,74% de Sicavs en España.

¿En qué momento se olvidó que las Sicavs permiten a inversores individuales agruparse y crear un vehículo de inversión de la misma forma que las sociedades gestoras pueden hacer lo propio y crear Fondos de inversión?. 

¿En qué momento no tuvimos coraje para alzar la voz y criticar a los adalides del populismo para decirles que eliminar las Sicav ataca precisamente a aquellos a los que pretenden defender?. Eliminar una de las dos instituciones de inversión colectiva (las Sicav) supone dejar el monopolio de la creación de estas figuras a las Sociedades Gestoras a través de los Fondos de Inversión.

¿En qué momento alguién olvidó que las Sicavs cotizan en el mercado y cualquiera puede adquirir acciones y aprovechar el mismo tratamiento fiscal que critican?. Las Sicav cotizan en el MAB, segmento Sicav, y pueden ser adquiridas por cualquier inversor. Incluso su acceso es más transparente y sencillo que los Fondos de Inversión por cuanto pueden ser adquiridas desde cualquier entidad bancaria o broker. Los Fondos de Inversión deben canalizarse exclusivamente a través de algunas de las escasas plataformas que operan en España las cuales exigen su respectiva comisión que, o bien se repercute al partícipe con un incremento de los costes o es asumida por el gestor. Sea como fuere se perpetua el sistema donde el distribuidor es el gran favorecido frente al gestor.

¿ En qué momento no pudimos convencer que la industria de gestión de activos, como toda industria, genera riqueza para una sociedad que revierte a ella de nuevo?. Cuando los medios hablan de Sicavs focalizan tanto la atención en el accionista que olvidan que hay toda una industria tras estos productos. No sólo las necesarias figuras legales de Sociedades Gestoras y Depositarias sino todo un ecosistema a su alrededor ( servicios jurídicos, auditorias, departamentos de contabilidad, etc). La experiencia del país vasco debería servir de experiencia de cómo una medida de esa índole supone herir casi de muerte a la industria de gestión de activos de un territorio.

¿En qué momento no hemos podido demostrar que toda Europa apuesta por estos productos y sólo España y Portugal son los más restrictivos?. Somos los únicos dos países en Europa que mantienen unos requisitos tan estrictos en cuanto a número de accionistas y capital.

¿En qué momento no se supo transmitir el carácter maravilloso de estos instrumentos que permiten beneficiarte de la pericia de un gestor elegido por grandes patrimonios para manejar sus propias fortunas?. ¿Alguien se imagina poder utilizar el mismo gestor que gestiona el patrimonio de Zuckerberg, Bill Gates o Jeff Bezos?.Pues en España tenemos esa posibilidad y lejor de querer extender esos beneficios a todos los queremos restringir.

¿En qué momento la prensa no destacó que conocer los movimientos y capital de las grandes fortunas, lejos de hablar mal de las Sicavs, es su gran virtud?. Precisamente conocemos los movimientos bursátiles de los grandes patrimonios en España porque las Sicav son el instrumento más tranparente y fiscalizado. Les aseguro que alguien que desea mantener la opacidad de su fortuna y movimientos no lo canaliza a través de una Sicav.

Urge una labor didáctica por parte del sector porque se ha permitido que la falacia se instale y esta desidia generalizada permite que las connotaciones peyorativas y erróneas estén instaladas en las mentes de la sociedad, opinión pública y los políticos. Y estos últimos, hambrientos de populismo, sólo están escuchando y pretenden contentar a aquellos que sólo tienen una concepción peyorativa y errónea de estos instrumentos.

Obviamente como toda figura jurídica y creación humana puede ser sometida a una revisión y mejorar algunos aspectos procedimentales o de supervisión pero este vehículo de inversión colectiva juega un papel fundamental en la industria de gestión de activos: democratiza el sector al permitir crear "ex novo" o incorporarte a un vehículo de inversión en el que eres accionista y, por tanto, propietario.