Lo normal es que uno no se tenga que hacer esta pregunta pues cuando firma una hipoteca lo hace normalmente con la idea de mantener este préstamo hipotecario en el tiempo.

Una hipoteca no es un tipo de préstamo que se cancela y vuelva a firmar en poco espacio de tiempo, de hecho eso sería lo extraño.

Lo normal es que cuando uno firma una hipoteca decida seguir con el préstamo hasta vencimiento.

Ahora bien, una cosa son las hipotecas bancarias usadas normalmente para comprar bienes inmuebles y otra muy diferente son las hipotecas privadas siendo estas de las que estamos hablando.

Porque claro nosotros no tramitamos hipotecas bancarias, como empresa de capital privado y empresa que trabaja con prestamistas particulares lo que nosotros hacemos es ofrecer financiación privada.

Y aquí si es más normal el querer cancelar una hipoteca por otra.

¿Cuando es aconsejable cancelar nuestro préstamo hipotecario?

Hay diferentes opciones, si por ejemplo pagar la hipoteca que tenemos nos resulta difícil es seguro que tendremos que plantear la refinanciación de la hipoteca.

Si es posible además habrá que hacerlo por banco para lo cual será necesario tener una situación financiera estable que imagino la mayoría tendréis o habéis resuelto tras la firma de la hipoteca privada.

También puede ser porque la operación se hubiera planteado como una hipoteca puente, esto es aquella operación en la que los clientes tramitan una hipoteca pero teniendo la certeza de que la operación se cancelaria en el corto plazo.

Hay situaciones en las que a lo mejor el cliente ha tramitado la hipoteca pero no con la idea de estar haciendo la devolución durante años.

Los hay que cuando tramitan un préstamo hipotecario lo hacen pensando que luego van a cancelarlo ya sea con otra hipoteca bancaria....

También puede ser interesante plantear cancelar la hipoteca en caso de encontrar una con mejores condiciones aunque aquí hay que hacer un estudio bastaste detallado pues al firmar una nueva hipoteca esto siempre implica más gastos, más comisiones y en consecuencia mayor endeudamiento de ahí que no siempre compense.