A la hora de valorar el riesgo en una operación de préstamo son varias las cosas que hay que considerar.

Por supuesto al hablar de riesgo estamos hablando acerca de la posibilidad de impago, es decir, acerca del riesgo que corre la financiera de que el préstamo que ha firmado con el cliente salga o no impagado.

Y aquí da igual si el cliente ha tramitado o no un préstamo con aval o uno sin aval, la financiera lo último que quiere hacer es tener que ponerse a reclamar por el impago de un préstamo por el coste y tiempo que ello conlleva.

En Grupo Avanza por tanto te vamos a explicar de manera resumida alguna de los aspectos que las financieras tendrán en cuenta a la hora de valorar el riesgo de una operación de crédito.

Lo primero que se tendrá en cuenta es si el cliente cuenta o no con ingresos demostrables.

Esto es importante ya que solo con esto ya podemos saber qué tipo de préstamos puede tramitar el cliente que solicita la financiación.

Una persona que no tenga ingresos demostrables solo podrá tramitar un préstamo con aval, al menos actualmente pues en el pasado con determinados clientes si podíamos intentar tramitar un préstamo sin ingresos demostrables.

Los ingresos son importantes porque es en base a esto que la financiera hace el estudio del préstamo.

No obstante no es lo único que tendrá en cuenta la financiera ni mucho menos, el factor endeudamiento también será muy valorado.

Si el cliente gana 2000€/mes pero luego tiene préstamos por los que paga 800€ pues es evidente que el cliente tendrá un problema a la hora de conseguir la financiación.

La presencia del asnef es algo que las financieras tienen en cuenta en la tramitación pero pueden también obviar según el tipo de financiación que se tramite.

Así pues, puedes ver de manera resumida algunos de los factores que tendrá en cuenta la financiera en la tramitación y estudio de los llamados como préstamos privados o de capital privado.