Si hay algo importante cuando de lo que hablamos es de tener un préstamo impagado son los plazos marcados por la financiera.

Es importante tener claro esto ya que las personas que no hacen nada cuando están en una situación de este tipo al final se arriesgan a que el problema de aquí a un tiempo sea mucho mayor de lo que ya es.

Desde Avanza nos gustaría poder dar nuestra opinión acerca de las opciones con las que cuentan las personas cuando tienen alguna deuda impagada.

También daremos algunas razones de porque es necesario intentar solucionar estos problemas financieros lo antes posible.

Como veréis a lo largo del siguiente artículo tiene bastante sentido lo que estamos diciendo.

Evidentemente no vamos a dar consejos porque si, en caso de hacerlo es porque sabemos y conocemos su utilidad.

¿Qué consecuencias trae el tener un crédito impagado?

La primera de todas es la que tiene que ver con los intereses de demora y el aumento de la deuda.

Si no somos capaces de pagar un préstamo lo primero que veremos es como nuestra deuda se ve incrementada.

Esto sucede por dos razones, la primera tiene que ver por los intereses de demora aplicados por la financiera.

Puede que haya gente que esto no lo entienda pero todas las financieras ponen una serie de intereses de demora en caso de impago.

Da igual el préstamo del que estemos hablando, todas lo aplican.

También hay que mencionar el hecho de que el tipo de interés de demora es variable según la financiación que hayamos firmado.

El interés de demora aplicado por ejemplo en los microprestamos es mucho más alto que el de los préstamos hipotecarios por razones más que obvias.

Lo mismo sucede con otra serie de préstamos personales como son los créditos online los cuales tienen por costumbre tener un coste superior a la media.

Es frecuente que aquellos créditos rápidos que ya de por si tienen un coste alto tengan también un mayor tipo de interés de demora.

Generan en consecuencia una deuda mediana o grande a raíz de una deuda pequeña es algo posible debido a esto.

Por eso es tan necesario buscar soluciones nada más se produce el impago.

Si somos previsores incluso tendremos que buscar una solución antes de que llegue a producirse el impago del préstamo.

Y lo digo en base a lo que vemos todos los días, siempre es mucho más fácil renegociar un préstamo cuando esta al día que una vez ya se encuentra impagado.

¿Qué soluciones podemos encontrar al problema de los préstamos impagados?

Hay varias opciones, desde la cancelación a través de un préstamo para cancelar deudas hasta directamente cancelarlo con fondos propios.

Una alternativa a estas dos opciones es renegociar con la entidad financiera antes del impago una ampliación del plazo.

Con ello evitamos el impago y al mismo tiempo la financiera también gana el estar cobrando durante más tiempo los intereses pactados.

No es fácil de plantear la refinanciación de préstamos pero es una alternativa de las muchas más que hay.