En Grupo Avanza defendemos que un endeudamiento responsable nunca tiene porque ser malo, por el contrario lo que nunca defenderemos es endeudarse sin razón, es decir, cuando no hay un motivo real para obtener un préstamo.

Y aunque no lo creas en alguna ocasión lo hemos visto, personas que solicitan préstamos rápidos aun sin necesitarlos, algo que sinceramente no entendemos y que casi siempre por cierto le suele salir mal a los clientes que lo intentan.

¿Quienes suelen querer endeudarse aun cuando no hay razón para ello?

En primer lugar mencionaremos a todas aquellas personas que cuando piden un crédito ya saben de antemano que no tienen previsto hacer la devolución.

Este tipo de personas siempre han existido y siempre existirán en el mercado, es algo que ninguna financiera ademas puede evitar.

Por supuesto ninguna de estas personas advertirá a la financiera acerca de sus intenciones pero estas también tienen métodos para conocer las intenciones de quien pide el dinero.

Hace un par de semanas por ejemplo un cliente quería conseguir el mayor importe posible dentro de los préstamos personales, decía que tenia una nomina de unos 4000€ /mes y ademas con una antigüedad de unos 10 años.

Su intención al hacer la solicitud fue de conseguir un préstamo personal de unos 30 000€, algo que igualmente tampoco iba a conseguir en Grupo Avanza, sin embargo al empezar el estudio rápidamente nos dimos cuenta como dicha persona había perdido su puesto de trabajo dos semanas antes.

Por supuesto dicha información no la había facilitado a la financiera, lo que el cliente no sabia es que las financieras cuentan con los medios para saber esto y más.

¿Porque sabemos que dicho cliente no iba a hacer la devolución?

Muy sencillo, porque sabemos que uno que acaba de perder su puesto de trabajo no pide la máxima cantidad posible dentro de los préstamos personales.

Y menos todavía no miente en cuanto a su situación laboral cómo fue este caso.

De lo que no se da cuenta dicha persona es que en caso de haber conseguido ese préstamo el préstamo hubiera acabado impagado con las consecuencias que esto genera en el medio plazo.

También están las típicas personas que solicitan préstamos adelantándose a acontecimientos que no se han dado intentando ser previsores.

Si la razón para pedir un préstamo no se ha dado es mejor que esperes no vaya a ser que luego esta necesidad nunca aparezca y te encuentres con que tienes que pagar un crédito al que no has dado ningún uso.