Para quien no tenga experiencia en la tramitación de préstamos rápidos esta puede ser una pregunta razonable que algunos se pueden llegar a hacer, ¿Es fácil refinanciar deudas?

A esta pregunta en Grupo Avanza tras muchos años de experiencia solo podemos decir una cosa, eso depende.

Depende de hecho de muchas cosas no solo de la financiera sino también de la relación que esta haya tenido contigo y del tipo de préstamo que hubieras firmado.

Refinanciar un préstamo no tiene porque ser complicado si se llevan las cosas de la manera correcta, ahora bien, de lo que no cabe duda es de que la refinanciación de un préstamo no es algo que ninguna financiera tenga que realizar obligatoriamente.

Todo lo contrario de hecho, ninguna financiera tiene porque modificar las condiciones del préstamo que en su día firmo contigo, en caso de hacerlo es para intentar hacerte un favor, nada más.

El problema al que se enfrentan las financieras es que no a todo el mundo se le puede estar refinanciando sus préstamos pues entonces al final pasaría que sus préstamos dejarían de ser rentables y en consecuencia ya no tendría sentido dedicarse al sector financiero.

Refinanciar un préstamo si no sabes en qué consiste te diré que es como una especie de renovación del mismo.

Pongamos que habías firmado un préstamo a 1 año, si tras ese año la financiera no ha cobrado su préstamo por poder puede empezar a reclamarte la deuda.

Si te plantea la refinanciación dándote un mayor plazo ampliando el mismo eso es lo que estas consiguiendo, renovar tu préstamo.

También es verdad que la renovación del préstamo no le sale gratis a ningún cliente pues siempre va ligado a un aumento en la deuda pues la financiera trata la renovación o refinanciación del préstamo como un nuevo préstamo traduciéndose esto en nuevas comisiones aplicadas…

Es por eso que la refinanciación se puede plantear de dos maneras, refinanciando el préstamo a través de la misma entidad financiera en donde ya teníamos el préstamo o bien podemos acudir a una empresa diferente a solicitar unos nuevos préstamos para con dicho dinero cancelar al anterior crédito.

Opciones los clientes tienen muchas, lo importante es que haya margen para poder hacer la operación.