http://blog.bankinter.com/blogs/bankinter/archive/2013/10/23/191-por-qu-233-el-telediario-dice-que-la-econom-237-a-mejora-pero-yo-no-noto-nada.aspx

 

¿Por qué el Telediario dice que la economía mejora, pero yo no noto nada? Por Redacción

Los Telediarios de las diferentes cadenas y los medios de comunicación en general repiten en las últimas semanas el mensaje de que la economía está mejorando, un discurso con el que también insisten desde el Gobierno y otros frentes económicos. Sin embargo, ante esta narración de la actualidad, la respuesta y sensación de una parte importante de la población es: "pues yo no noto nada". ¿Por qué se produce este fenómeno? ¿Dice todo el mundo la verdad?

La respuesta es que efectivamente, todos tienen un poco razón. Por un lado, es una realidad que la economía está mejorando. Hay cifras que así lo demuestran y el Departamento de Análisis de Bankinter espera incluso que en las próximas publicaciones del Producto Interior Bruto (PIB) llegue el primer dato positivo (en tasa trimestral) en muchos meses. Esto, junto a otros datos como el del empleo, permiten al Gobierno decir que la economía está mejorando sin poder ser desmentido.

Sin embargo, la población no nota esa mejoría macroeconómica. El motivo lo encontramos en que los componentes del PIB que están ayudando a esa recuperación son ratios alejados de la economía del ciudadano.

Conviene recordar que el PIB se compone principalmente de consumo, inversión, gasto público y sector exterior. Y es precisamente este último apartado el que más está aportando a la recuperación de la economía española. Es decir, en general, las empresas cuya principal actividad sea la exportación están consiguiendo una mejora clara de sus cuentas, gracias a la mejora de competitividad y a la mejor salud económica de la que ya gozan otros países.

Sin embargo, el consumo, sigue sin mejorar y según las previsiones de Bankinter aún tardará unos trimestres en hacerlo. Por ello, el ciudadano de a pie no nota una mejoría en su bolsillo, no puede gastar más, en muchos casos ingresa menos y numerosos trabajadores incluso están en la cola del paro. Por esta razón, los ciudadanos e incluso la pequeña empresa que depende de la demanda nacional para salir adelante (restaurantes, pequeños comercios, etc) siguen atravesando momentos delicados sin que perciban esa mejoría de la que habla en otros círculos.

Estos son los motivos por los que los ciudadanos y muchas empresas también pueden afirmar -sin ser tampoco desmentidos- que su economía no nota la mejoría que aparece en los medios de comunicación y en las declaraciones del Gobierno.

Es decir, la mejoría de la economía no está entrando de una forma uniforme a todos los estratos, sino que ha empezado por las empresas, principalmente las exportadoras. Es de esperar, según las previsiones, que la buena salud se vaya extendiendo poco a poco al resto de la cada eslabón de la cadena, igual que el empeoramiento empezó por el sector inmobiliario y luego acabó llegando a todos los rincones. En resumen, tendremos que esperar un poco más, pero los ciudadanos acabaremos notando la recuperación de la que ya gozan algunas partidas económicas.

El por qué no noto nada, en gráficos

En la siguiente imagen se explica con gráficos cuál es la situación y previsiones para la demanda interna (gráfico izquierdo) y la inversión empresarial (gráfico derecho). En el primer caso se observa cómo aún está claramente en terreno negativo, mientras que la inversión empresarial ya está casi en positivo. Es decir, el ciudadano aún está apretándose el bolsillo cuando el agregado de empresas está a punto de incrementar sus inversiones, un signo de mejora de su salud.

También se explica cómo el desapalancamiento del sector financiero (bajada de su deuda) hace que actualmente haya menos dinero disponible que antes para prestar. Por otro lado, también las empresas están reduciendo sus créditos en vez de aumentarlos, utilizando el dinero disponible que tienen para amortizar deudas, sin que tampoco llegue a la economía del ciudadano.

Por último, el principal indicador de la crisis española, el paro, ha puesto freno a su caída, pero sin que ello suponga que la gente se haya puesto a trabajar. Actualmente, el Departamento de Análisis de Bankinter estima que la tasa de paro empezará a bajar tanto en un escenario optimista como pesimista, sin embargo, lo hará de una forma lenta y tendrán que pasar años para que el desempleo descienda del 15 o el 20%. Esto hace que para muchos desempleados, la afirmación "yo no noto nada" cobre más sentido aún.

Todo esto provoca la dualidad de opiniones a la que asistimos actualmente, porque dependiendo del dato que utilicemos para medir la mejora de la economía, se extraen diferentes conclusiones, todas ellas ciertas.

Si te gustó el texto, vótalo en meneame