Este fin de semana, he visto un gráfico que me ha puesto los pelos de punta. España sale el tercer país más endeudado, después del Reino Unido y Japón, con una deuda alrededor del 350% del PIB - en la gráfica no se aprecia muy bien -, y el mayor componente no es la deuda pública (que crece no obstante a ritmos galopantes), sino la de empresas no financieras. En el Reino Unido, por el contrario es la de las instituciones financieras, y en Japón la pública.

Por debajo nuestro, y en este orden, figuran: Francia, Italia, USA, Alemania, Canadá y China - ésta alrededor del 160% del PIB -.

Y lo malo es que, aunque bajando, continúa el déficit en la balanza por cuenta corriente, es decir que seguimos endeudandonos. El 350% del PIB, si no lo entiendo mal, y si es así que alguien me corrija, quiere decir que si los tipos suben 2 puntos, eso supone un aumento del servicio de la deuda del 7% del PIB: es decir el círculo vicioso de la deuda que conoce cualquiera que esté super endeudado.