Esta es una de las máximas mas difíciles de asimilar a las personas que se acercan a los mercados, bueno también de los que llevan muchos años en el, parece algo muy sencillo, caso obvio, pero no lo es tanto.
Cuando tenemos claro esta simple norma, nuestra operativa se convierte en mas fluida y sistemática, no pretendemos adivinar lo que hará el mercado, ni luego buscar explicaciones de por que no ha hecho lo que se suponía que tenia que hacer.
Simplemente utilizamos unas herramientas lo mejor que podemos, eso si hemos de ser conscientes de que  tendremos que dedicarle tiempo, estudio y atención  a como las empleamos.
Contemplaremos todos los escenarios posibles, tanto los que nos sean favorables como los que no, simplemente dejaremos que nuestro sistema y metodología  fluya en armonía, esperemos que en la mayoría de ocasiones , con  el mercado.