El precio del oro ha registrado ganancias del 1,0% durante la noche, aunque ha vuelto a caer por debajo de los 1.250 dólares la onza a lo largo de la mañana. A mediodía de Londres volvió a recuperar ese nivel.

El volumen de operaciones en el mercado es menor esta semana, debido a la celebración mañana del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

"Con el festivo de Acción de Gracias acercándose, la actividad del mercado se ralentizará para volver a coger fuerza el viernes de la semana que viene", cuando vuelven a publicarse datos de empleo estadounidense, se lee en la nota del equipo de commodities de Standard Bank.

Según Barclays, la acción bajista del precio del oro llevará al metal de nuevo a los 1.180 dólares la onza, el mínimo de tres años alcanzado cuando el precio se desplomó el pasado abril.

Joni Teves de UBS está de acuerdo y añade que el oro cotizará a una media de 1.180 dólares la onza entre ahora y fin de año. Teves recorta la previsión a tres meses de UBS de 1.375 dólares la onza hasta los 1.100.

Los precios del oro se han mantenido por encima de los 20 dólares la onza hasta mediodía.

Nuevos datos muestran que las importaciones hacia China han subido en octubre casi un 20% hasta un nivel récord, con 130 toneladas enviadas vía Hong Kong. Los analistas y traders opinan que se trata del periodo de acumulación en vistas al Año Nuevo Lunar.

Las importaciones de oro a Turquía el pasado mes también batieron un récord, al conseguir duplicar las de octubre de 2012 hasta las 251 toneladas. Los compradores de la cuarta nación más consumidora de oro aprovecharon la mayor caída de precio en 38 años.

"Podríamos incrementar nuestras exportaciones a Irán de forma dramática si se retiran las sanciones [internacionales] contra Irán", Ayhan Güner, director de la Jewelry Exporters Association de Turquía.

Actualmente y con un objetivo de 10 toneladas de producción minera propia, Irán está fomentando su capacidad refinera de oro.