El precio del oro ha caído a mínimos de un mes en torno a los 1.338 dólares la onza hacia el mediodía de Londres, ampliando una caída durante la mañana de 20 dólares. Las bolsas europeas han cotizado al alza, revirtiendo pérdidas de primera hora.

El barril de brent ha experimentado una subida de 80 centavos hasta los 112,20 dólares el barril, mientras los ministros de exteriores de Estados Unidos y Rusia discuten en Rusia la situación de Siria.

La plata, por su parte, ha caído a un  mínimo de cinco semanas por debajo de los 22,50 dólares la onza, acumulando casi un 6% de pérdidas en lo que va de semana.

Según indica el equipo de Thomson Reuters GFMS en la Gold Survey Update, "los volúmenes masivos de trading de mediados de año se reducirán" porque los inventarios de las naciones que más consumen ya están en máximos, tras el resurgimiento durante el previo desplome de precio. "India es la excepción porque los cambios en las importaciones y el reglamento de distribución han supuesto unos inventarios oficiales bajos, mientras que el contrabando de oro incrementa",  dice el informe.

A rasgos generales e incluso con India habiendo sido remplazada por China como mayor consumidor de oro, GFMS admite estar esperando una "contracción tangible" en la fabricación de joyería y posiblemente una caída del 50% de la demanda de oro a nivel mundial durante la segunda mitad de año.

Para los inversores profesionales, el foco se está moviendo de nuevo hacia el QE y la reunión de la Fed de la semana próxima, por lo que se espera que el mercado se mantenga volátil hasta entonces.

Según Peter Sands, CEO de Standard Chartered, con todas las previsiones sobre la Fed y el comienzo del tapering de su programa de flexibilización cuantitativa, "solo cabe esperar más volatilidad. Cuando existe tal nivel de intervención, pararlo no va a ser un proceso simple y llano".

Datos de contratos especulativos de oro de la semana pasada muestran que los hedge funds y otros participantes no industriales recortaron sus apuestas bajistas en un 60% desde el pico de julio de 2013.

Sin embargo, las apuestas alcistas de traders especulativos en el mercado de futuros y opciones de EE. UU. solo se incrementaron en un 11% durante esos dos meses.